Portada pequena de coriente verde

ALMACENAMIENTO DE ALIMENTOS

Foto de un envase de cristal conteniendo arroz sin cocinar

 

Por: Evelyn Ortiz Aviles
Instituto de Permacultura de Puerto Rico

Página anterior;

 

El cambio climático, el aumento en la población, los desastres naturales, la generación de biocombustible y las guerras son algunos de los factores, entre otros aspectos, que están contribuyendo a la escasez de alimentos en el mundo. En los tiempos en que estamos viviendo es sumamente necesario que cada familia tenga un almacenamiento de alimentos y que tome las medidas pertinentes para protegerse de cualquier situación imprevista que pueda ocurrir. Cada familia deberá almacenar una variedad de alimentos de acuerdo con sus gustos, necesidades y preferencias. La regla básica para almacenar alimentos es: “Guarda lo que necesitas y lo que habitualmente tu familia consume”.

En el almacenamiento de alimentos, la temperatura, la humedad y la calidad de los alimentos juegan un papel muy importante a la hora de determinar la vida útil de los productos almacenados. Por eso, es necesario que elijas con mucho cuidado los alimentos, empaques y el lugar donde vas a almacenarlos. Puedes utilizar un espacio en tu cocina, en una habitación o en una alacena, por ejemplo. Lo importante es que los alimentos almacenados estén protegidos adecuadamente. Algunas sugerencias son las siguientes: colócalos en lugares frescos y secos, utiliza recipientes resistentes a las inclemencias del tiempo, fuera del alcance de animales, hongos, humedad, sabandijas, polvo e impurezas y colócalos en lugares donde no reciban la luz solar directamente, ni estén en contacto con productos químicos. Permite que cada miembro de tu familia participe en el proceso y que se asegure de que tiene un buen abastecimiento de alimentos necesarios.

Es importante que a la hora de comprar los alimentos para tu almacenamiento elijas productos nutritivos para que la familia pueda tener una dieta balanceada, así que incluye lo siguiente: cereales, arroz, pastas, frutas, vegetales, granos, nueces, hojas verdes (espinacas, coles de Bruselas, hojas de malanga, versas, brócolis, etc). Revisa periódicamente tu almacenamiento y asegúrate de que esté bien organizado. Incluye además, artículos de limpieza, productos de higiene personal, un costurero, carbón vegetal, carbón activado, fósforos, herramientas básicas, linternas y baterías, radio portátil con baterías, kit de primeros auxilios, comida para tu mascota, vitaminas, medicamentos (si utilizas alguno), bolsas biodegradables, libreta, bolígrafos, pastillas naturales para purificar agua, cloro, combustible (carbón, diesel, etc.), dinero en efectivo, efectos personales, mosquitero, repelente para mosquitos, ropa, ropa de cama, zapatos cerrados, estufa de gas pequeña, una caseta para acampar, un silbato, etc.

Rota los alimentos: Utiliza el sistema de FIFO (lo primero que guardas en la alacena es lo primero que sale) basándote en la fecha límite o fecha de expiración del producto ingresado en la alacena.
Rotula los alimentos: Utilizando una etiqueta rotula e identifica los alimentos guardados en envases de plástico, pailas, bolsas plásticas, frascos de cristal o en cualquier otro envase que sea seguro. Utiliza un bolígrafo o marcador con tinta permanente para identificar los envases con la siguiente información:

  • Nombre del producto
  • Cantidad almacenada
  • Fecha

Existen muchos métodos para almacenar alimentos, de acuerdo con tus necesidades y preferencias. Escoge el que mejor se aplique a tu necesidad:

  1. Almacenamiento en vivo – Este método te provee la oportunidad de sembrar un huerto en un área o espacio de tu patio para cultivar frutas, viandas, hortalizas y vegetales y disponer de alimento durante todo el año.
  2. Fermentación – Ha sido uno de los métodos de preservación más utilizado a lo largo de la historia. Debido a que las bacterias ácido-lácticas de los alimentos transforman los carbohidratos en ácido láctico, el alimento se conserva al descenso del pH. Ejemplos son el yogur y el kéfir, etc.
  3. Secado en horno – En un horno doméstico, coloca en una bandeja para hornear o sobre un tamiz metálico frutas, hortalizas, granos, arroz, pastas, etc. La temperatura del horno y el tiempo de secado va a depender del producto que coloques en el horno. Por ejemplo, si vas a almacenar arroz, abres el empaque, viertes el arroz sobre la bandeja de metal y lo llevas por 10 minutos al horno, el cual previamente debes haber encendido a una temperatura de 110°F. Pasado ese tiempo, retiras la bandeja del horno y guardas el alimento en el envase adecuado que hayas elegido.
  4. Secado al sol – Es el método más antiguo utilizado por el ser humano para preservar los alimentos. Se colocan los alimentos a la luz solar para que se les evapore el agua, logrando así que el alimento dure más tiempo. Debes cortar las frutas o los vegetales en secciones pequeñas y delgadas. Colócalas en una maya de metal o sobre un pedazo de tela delgada que permita la circulación del aire y la proteja del polvo, de los insectos o animales. Los alimentos deberán estar expuestos a la luz solar hasta que se les haya extraído la humedad.
  5. Almacenamiento subterráneo – Puedes guardar bajo tierra, en pailas o en neveras recicladas alimentos tales como yautías, batatas, ñames, malangas, zanahorias, remolachas, etc.
  6. Envasado – En la actualidad, esta es una técnica de preservación de alimentos ampliamente utilizada. Utilizando botellas de cristal se envasan frutas, escabeches, guisos y vegetales, entre otros alimentos, para preservarlos por más tiempo.
  7. Enlatado – En este método los alimentos se colocan dentro de una lata, se sella la misma y luego se calienta a temperatura de ebullición hasta hacer el vacío. Este proceso permite prolongar la vida del alimento.
  8. Sellado al vacío – Esta técnica se utiliza colocando los alimentos dentro de bolsas plásticas y con una máquina especialmente diseñada para el sellado al vacío, se le extrae el oxígeno a la bolsa, sellándola herméticamente.
  9. Método Hoja de Laurel o polvo de cúrcuma “Tumeric” – Para esta técnica, puedes utilizar envases de cristal, de plástico o bolsas plásticas. Colocas dentro del envase una capa de hojas de laurel o del polvo de cúrcuma, luego una capa de granos, arroz, etc., después otra de hojas de laurel y así sucesivamente hasta completar el envase. Recuerda que no importa el método que utilices para envasar tus alimentos, siempre debes identificar con una etiqueta su contenido, cantidad y fecha de envasado.

Foto de botellas plastciacas con agua

Almacenamiento de agua para emergencias: Como parte importante de tu almacenamiento de alimentos, una amplia reserva de agua limpia es la prioridad. Deberás almacenar un galón de agua por persona por día para tomar. También te hará falta agua para la preparación de alimentos, la higiene y la limpieza del hogar. Así que toma esto en consideración a la hora de preparar tu almacenamiento. Recuerda… almacena lo que consumes y consume lo que almacenas.

Página anterior;

Contáctanos en contactanos@corrienteverde.com

Dirección: Los Paisajes del Lago #126

Luquillo, Puerto Rico, 00773