Foto portada diciembre 2015 tamaño pequeño

LEED V4: Localización y transportación

 

Por: Jesús Garay

Página anterior;

 

En el Capítulo del Caribe del Concilio de Construcción Verde (USGBC-U.S. Caribbean Chapter)1 promovemos el uso de las guías de valorización bioclimáticas de diseño y construcción LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) 2 como herramienta para disminuir el impacto negativo que pueda tener el entorno construido sobre nuestras necesidades socioeconómicas y ambientales. Usamos las guías LEED para crear comunidades sostenibles y resilientes, prósperas y saludables, justas y equitativas. Les exhorto a que usemos las guías LEED para combatir los dos problemas más imperantes para el bienestar y la supervivencia de toda la humanidad: la desigualdad y el cambio climático. Dos problemas preponderantes que, según conferencia dictada por el Dr. Kliksberg3 en la Universidad Metropolitana4, están globalmente reconocidos, por consenso, como tales.

LT: Una nueva categoría

La nueva categoría de Localización y Transportación (LT), conocida en inglés como “Location and Transportation”, ha sido introducida en todos los sistemas de valorización LEED V45. La categoría LT es la adición más reciente al grupo de cinco categorías base que han conformado el núcleo de los sistemas de valorización ambiental y energética de LEED desde sus inicios en el 2000.

La creación de la nueva categoría LT para los créditos referentes a localización y transportación enfatiza y pone más atención en la reducción de uno de los principales contribuyentes al cambio climático: la transportación. La categoría LT incluye estrategias e ideas para reducir el costo, la contaminación y el agotamiento de los recursos relacionados con la transportación diaria de las personas hasta y desde los edificios donde trabajan, viven, estudian y hacen todas sus actividades socioeconómicas.

¿Por qué una nueva categoría?

Originalmente, los créditos que tienen que ver con la transportación estaban debajo de la categoría de “Emplazamiento Sostenible” o “Sustainable Sites” (SS). Pero en la última década se ha hecho evidente que la transportación ofrece una clara e importante oportunidad para reducir el impacto que los edificios y el ambiente construido tienen sobre el ambiente natural.

Según la Administración de Información de Energía de EE.UU. (EIA), las emisiones producidas por la transportación contribuyeron al 33% de todos los gases de efecto invernadero (GEI) en aquel país. Los GEI son los gases que atrapan el calor y ayudan a calentar nuestra atmósfera. El exceso de estos gases ocasiona el calentamiento global y sus nefastas consecuencias, tales como desastres, sequías, inundaciones, fuegos vegetativos, hambruna, desigualdad, pobreza, inestabilidad geopolítica, enfermedades y muertes.

Es por estas nefastas consecuencias que es importante seleccionar una buena localización que regenere el ambiente y no lo impacte. La categoría LT busca reducir los gases de efecto invernadero (GEI) causados por los viajes vehiculares y proteger áreas sensitivas del desparrame urbano y del desarrollo inescrupuloso y dañino. Dado que la mayoría de los automóviles en el mundo usan gasolina derivada del petróleo, se puede reducir la cantidad de dióxido de carbono (CO2) emitida a la atmósfera si reducimos los viajes en vehículos.

Estrategias de transportación

La intención de los créditos de transportación es reducir la cantidad de personas que viajan solas en sus vehículos para ir y venir a los edificios. Esta manera individual de viajar es altamente ineficiente y dañina para el ambiente. Por lo tanto, es imprescindible que las personas diseñadoras de proyectos y la gerencia usen estrategias para reducir las distancias a transportarse y para hacer un viaje eficiente. Las estrategias se resumen bajo dos conceptos o dominios de conocimiento: la selección adecuada del lugar o emplazamiento y el uso de transportación alternativa. El aumento en el uso de transportación masiva y en la cantidad de personas pasajeras por vehículo, junto con el uso de combustibles alternativos y más limpios, ayudan a reducir el impacto ambiental negativo de la transportación.

Las siguientes estrategias ayudan a las organizaciones que las adopten a alcanzar esas metas, generar ingresos y ahorrar en gastos operacionales. La responsabilidad social empresarial (RSE) y la reputación corporativa aumentan al contribuir al bienestar social y a la salud ambiental de sus miembros y ocupantes. Todo esto genera ganancias para todo el mundo.

  1. Limitar espacios de estacionamiento Los edificios LEED tienen el mínimo espacio de estacionamiento requerido por los códigos vigentes, precisamente para fomentar el uso de métodos alternos de transportación como el correr bicicleta, el caminar, el uso de transportación masiva y el “carpooling”.
  2. Desarrollar en áreas con transportación multimodal Reducimos los gases de efecto invernadero cuando colocamos el edificio en un área con acceso a modos diversos de transporte. El edificio debe estar a ¼ de milla (400 metros) de paradas de autobús o tranvías o de lugares de transportación compartida. También debe estar a ½ milla (800 metros) de estaciones de tren liviano, de autobuses de transporte rápido o de estaciones de lanchas “ferry”.
  3. Designar 5% de los estacionamientos para vehículos verdes Entre los vehículos considerados “verdes” se encuentran los híbridos eléctricos, los eléctricos de baterías, de hidrogeno, de etanol, de gas natural y otros. Estos vehículos son menos dañinos al ambiente que los vehículos convencionales que usan petróleo como su combustible. Para ser considerado un vehículo “verde”, debe obtener una puntación mínima de 45 en la guía anual de certificación de vehículos de la “American Council for an Energy Efficient Economy (ACEEE)”, o de una agencia local equivalente en jurisdicciones fuera de EE.UU.
  4. Proveer 5% de estacionamiento especial a “carpools” El compartir vehículos no siempre es la primera opción para las personas y por ello necesita ser incentivada para lograr una mayor aceptación. La transportación compartida o “carpooling” puede imponer restricciones que impacten el estilo de vida de la gente, tales como su flexibilidad para trabajar hasta tarde o tener que buscar a los hijos e hijas a la escuela. Por lo tanto, programas como el de estacionamiento preferido para quienes comparten vehículos puede ayudar a incentivar un cambio en el estilo de vida de manera que reduzca la cantidad de distancias viajadas hacia los edificios.
  5. Instalar cargadores para vehículos eléctricos en 2% de los estacionamientos Uno de los mayores obstáculos para el uso a gran escala de vehículos de combustibles alternativos es la disponibilidad precisamente del combustible alternativo. Las personas requieren poder recargar sus vehículos donde y cuando lo necesiten. Instalar cargadores eléctricos hace más accesible el recargar los vehículos eléctricos, lo que a su vez anima a más personas a comprar y a usar estos vehículos.
  6. Instalar facilidades para recargar vehículos de gas o de combustibles alternos o estaciones de intercambio de baterías en 2% de los estacionamientos Además de los vehículos eléctricos, existen vehículos que usan combustibles más limpios que la gasolina. Entre estos combustibles alternos están los de diésel limpio, los de gas natural comprimido, los de etanol y otros. Aunque estos vehículos no están tan disponibles, las compañías y organizaciones pueden promover su uso al instalar la infraestructura para su reabastecimiento. No solo aporta a reducir los GEI, sino que, además, ofrece una oportunidad de ingresos ya que pueden venderle el combustible alterno al público en general, a la vez que aumentan las visitas a su establecimiento, lo que podría aumentar sus ventas.

Habitabilidad y salud

Promover la salud y calidad de vida de las partes interesadas es un objetivo importante de cada categoría LEED. Las partes interesadas incluyen a las personas ocupantes, los miembros de la comunidad, las personas accionistas corporativos y cada persona que entra en contacto con el edificio.

La categoría LT ofrece oportunidades para incrementar la aptitud física de las personas, promoviendo el caminar y montar en bicicleta. Al ubicar el proyecto en una zona de alta densidad, las personas ocupantes pueden acceder a pie o en bicicleta a proveedores de necesidades básicas, lo que en última instancia aumenta su salud y bienestar y ayuda con el manejo del tan escaso recurso tiempo. También se reduce la cantidad de emisiones de gas de efecto invernadero causada por el uso del vehículo.

Caminemos haciendo camino al andar. Caminemos juntos por el común bienestar. Si solos caminamos, quizás, más rápido lleguemos, pero no sabremos a dónde habremos llegado. Si juntos caminamos, más lejos llegaremos y más salud, prosperidad y justicia todos habremos alcanzado.

“Necesitamos edificios eficientes en diseño y operación. No solo carreteras, sino alternativas de inclusiva transportación. No quema de combustible sucio, sino energía de limpia captación. No austeridad limitante, sino inteligente inversión. No desparrame urbano, sino urbana densificación. No pedir prestado, sino ahorro y conservación. No crecimiento meramente cuantitativo, sino cualitativo en su intención….”

1http://www.usgbc-uscaribbean.org/
2Leadership in Energy & Environmental Design
3http://puertoricotequiero.com/juntos-por-puerto-rico-apuesta-a-un-plan-economico-sin-ataduras-politicas/
4http://www.suagm.edu/umet/
5http://www.usgbc.org/resources/leed-v4-building-design-and-construction-current-version

Página anterior;

Contáctanos en contactanos@corrienteverde.com

Dirección: Los Paisajes del Lago #126

Luquillo, Puerto Rico, 00773