LEED versión 4: eficiencia y reducción en el consumo del agua

Logo del us green building council

Por: Jesús A. Garay*

Página anterior;

El planeta tiene sed

El planeta tiene sed in agua no hay vida. La cantidad de agua que existe hoy en el planeta Tierra es la misma cantidad de agua que existe desde que se formó hace billones de años. Lo cubre casi totalmente, pero solo el 3% es potable y, de ese 3%, solo el .007 % está asequible a la humanidad. El aumento poblacional planetario, el aumento en consumo global y el cambio climático están incrementando la crisis hídrica y ya se prevé que las guerras del nuevo milenio serán por el control y acceso al vital e imprescindible líquido. Por esta razón, las nuevas guías de valorización bioclimáticas LEED versión 4 (Leadership in Energy and Environmental Design) del Concilio de Edificios Verdes de los Estados Unidos, (USGBC por sus siglas en inglés) están dando más énfasis en la conservación de agua que en su versión anterior, LEED 2009. El énfasis sobre la conservación y la eficiencia en el uso del agua se debe también a los avances tecnológicos introducidos recientemente, que ayudan a las instalaciones a usar el agua más eficazmente. Posiblemente, lo más importante, sin embargo, sea el hecho de que los Estados Unidos están pasando una de sus peores sequías. Más de 32 estados han sido declarados en estado de emergencia por la falta de agua. Tanto el USGBC como otras personas expertas en sostenibilidad, prevén que el acceso al agua se esté convirtiendo en un problema mayor en el siglo XXI. Estas preocupaciones están proclives a convertirse en más urgentes antes de lo previsto. Tomar medidas ahora puede ayudar a evitar, prevenir o minimizar las emergencias de agua.

LEED y la conservación del agua

Antes de continuar, debemos aclarar algunos términos. Para que una instalación pueda recibir créditos LEED debe cumplir determinados criterios en cuanto a eficiencia y conservación del agua. ¿Cuál es la diferencia? Conservación del agua hace referencia a medidas a corto plazo para reducir el consumo de agua durante una emergencia, tal como una sequía. Una vez que haya pasado la emergencia, el consumo de agua usualmente regresa a la normalidad. Eficiencia, por el contrario, conlleva disposiciones a largo plazo. Ya sea en una condición de sequía o, de hecho, durante un período inusualmente húmedo, las medidas adoptadas para reducir el consumo de agua siguen en vigor. Con esa aclaración, los siguientes son los prerrequisitos para LEED v4 que las personas propietarias y entes directivos de edificios comerciales, así como aquellas personas en la industria de tecnología de agua, deben tener en cuenta:

  • Reducción del uso del agua al aire libre: Usando la herramienta WaterSense, de presupuesto de agua de la Agencia Protectora del Ambiente, (la “EPA” en inglés), las instalaciones existentes deben reducir en un 30 por ciento la cantidad de agua usada para la vegetación y el paisajismo al aire libre.
  • Reducción del uso del agua interior: Ciertos accesorios y equipos deben llevar la etiqueta WaterSense. Además, se han adoptado los requerimientos de las torres de enfriamiento de ASHRAE 189. Otros requisitos de reducción de agua específicos se han añadido para instalaciones de venta al detal, hoteles y hospitales.
  • Medición del nivel de uso del edificio: Como un nuevo requisito, cada proyecto debe ahora ser capaz de medir el uso del agua de toda construcción.

Una vez implementados estos prerrequisitos, los propietarios de edificios pueden ganar créditos relacionados con la conservación y eficiencia en el uso del agua. Entre estos créditos, los cuales pueden variar de acuerdo con el tipo de instalación (oficina, hospital, venta por menor, etc.), se incluyen los siguientes:

  • Reducción del uso del agua al aire libre: se gana un crédito si el uso del agua al aire libre se reduce en un 50% o más (en comparación con el consumo anterior si es un edificio existente), otra vez, usando la herramienta de presupuesto de agua de la EPA WaterSense.
  • Reducción del uso del agua interior: se gana un crédito por agregar dispositivos de ahorro de agua y por cumplir con los requerimientos para el agua de proceso. Agua de proceso se refiere al agua utilizada para procesos industriales y fabricación o construcción de sistemas, tales como torres de enfriamiento, calderas y enfriadores.
  • Uso de agua de torre de enfriamiento: Este nuevo crédito está diseñado para alentar a quienes diseñan proyectos a que analicen las fuentes de agua y maximicen los ciclos de agua del edificio.
  • Medición de agua: Este nuevo crédito recompensa a las instalaciones por el

La meta final de los prerrequisitos y créditos de eficiencia de agua de LEED v4 es tener una imagen más completa de cómo el agua se utiliza en una instalación. Además, con este conocimiento disponible, las personas administradoras del edificio se animan a identificar y facilitar estrategias para el uso más eficiente del agua y para la eliminación más efectiva de los residuos y contaminantes.

Agua y energía

No podemos terminar sin señalar el nexo inquebrantable entre el agua y la energía. El uso de agua es imprescindible en muchos de los procesos generadores de energía eléctrica. Se usa para enfriar reactores nucleares, para mover turbinas por vapor de agua, para procesos de incineración de basura, etc. Estas aplicaciones disminuyen aún más la cantidad de agua potable disponible al contaminarla y al cambiar su composición.

Nuestro sistema energético define nuestro sistema económico y nuestro sistema económico impacta a nuestro sistema ecológico. Lamentablemente, nuestro sistema económico está basado en una irracional e insostenible suposición de que nuestro sistema energético, basado en la quema de combustibles fósiles, es inagotable e irremplazable.

Solidaridad y sostenibilidad: nuevo modelo económico

Nuestra economía basada en los combustibles fósiles es insostenible ecológica, social y económicamente.

El reciente e irrefutable aumento en la frecuencia, en la severidad y en la extensión regional de olas de calor, sequías, incendios, tormentas, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos es una indicación temprana e irrebatible de los impactos del cambio climático aún más perjudiciales que están por venir. Es por ello que es indispensable que diseñemos e instalemos infraestructura sostenible que asegure la tenacidad y el realce comunitario. Se necesita un nuevo modelo de creación de riquezas compartida para lograr un balance dinámico dentro de las limitaciones reales de un sistema cerrado e interdependiente como lo es el planeta Tierra. Disminuimos nuestra vulnerabilidad y aumentamos nuestra resiliencia mediante la solidaridad. Sin solidaridad no existe sostenibilidad. Cualquier sistema que no tenga sostenibilidad, eventualmente perecerá. Sin solidaridad y sin sostenibilidad, incierta existencia le espera a nuestra sociedad.

*Ing. Jesús A. Garay, EIT, LEED AP, PMP Director Ejecutivo y Presidente Concilio de Edificios Verdes, Capítulo del Caribe USGBC-US Caribbean Chapter www.usgbc-uscaribbean.org (787) 344-9956 Twitter: @andygaray Facebook/usgbccaribbean Conferenciante del Climate Reality Project de Al Gore Facebook/climaterealitypuertorico

Página anterior;

Contáctanos en contactanos@corrienteverde.com

Dirección: Los Paisajes del Lago #126

Luquillo, Puerto Rico, 00773