Portada pequena de agosto de 2016

LEED y la norma para agricultura sostenible

Por Jesús Garay

 

Página anterior;


En el Capítulo de Puerto Rico del Concilio de Construcción Verde de los Estados Unidos, (USGBC-Puerto Rico)1 promovemos y educamos sobre el sistema de valorización bioclimática conocido como LEED2.

Las guías de liderazgo en energía y diseño ambiental (LEED) del Concilio de Construcción Verde3 se han actualizado resultando una versión más rigurosa (LEED v4) con mayor énfasis en la transparencia de los productos y en el análisis del ciclo de vida de todo el edificio.

Además, esta versión se centra en los materiales para obtener una mejor comprensión de lo que hay en ellos y el efecto que esos componentes tienen sobre la salud humana y el medio ambiente. LEED promueve el uso de materiales que hayan sido extraídos de manera sostenible y ecoamigable, tales como productos biológicos que cumplan con la norma de agricultura sostenible de la Red de Agricultura Sostenible (RAS)4. Estos productos biológicos o biomateriales deben ser aprobados utilizando la normativa ASTM D68665 como método de prueba y ser cosechados legalmente, según lo definido por el país de exportación y el país de recepción. Productos que cumplan criterios de biomateriales se valoran al 100% de su costo a efectos del cálculo de “crédito logro”.

Certificación Rainforest Alliance

Las fincas con el sello “Rainforest Alliance Certified™” han cumplido con estos rigorosos estándares sociales y ambientales de la Red de Agricultura Sostenible (RAS)6. La RAS es la coalición más grande y antigua de organizaciones conservacionistas sin fines de lucro de América, África, Europa y Asia que promueven la sostenibilidad ambiental y social de las actividades agropecuarias a través del desarrollo de normas de buenas prácticas, mediante certificación y capacitación a productores rurales alrededor del mundo.

El sistema de certificación RAS / RA es una copropiedad de la Red de Agricultura Sostenible y Rainforest Alliance. Las fincas que cumplen con los requisitos y normas vinculantes de la RAS son reconocidas con el sello Rainforest Alliance Certified™. Desde 1992, más de un millón de fincas pequeñas, medianas, grandes y cooperativas en más de 40 países de todo el mundo han aplicado las normas de la RAS, que promueven la protección de las personas trabajadoras y la vida silvestre, la conservación de los recursos naturales y la viabilidad financiera de las actividades agropecuarias.

La expansión agrícola es responsable del 70% de la deforestación y por lo tanto es la mayor amenaza para los bosques que aún existen en los trópicos. En estas regiones ricas en biodiversidad, las fincas a menudo son responsables de la erosión del suelo, la contaminación del agua y la destrucción de hábitats de la vida silvestre. Pero la certificación Rainforest Alliance promueve que las pesonas dueñas de fincas las manejen y produzcan sus cultivos de manera más sostenible7.

La certificación Rainforest Alliance se apoya en los tres pilares de la sostenibilidad: protección ambiental, equidad social y viabilidad económica. Ninguno de los pilares puede sostener el éxito a largo plazo por sí solo, por lo que es imperativo que las personas dueñas de fincas o finqueras sean exitosas en las tres áreas.

Al escoger productos agrícolas con el sello Rainforest Alliance Certified™, usted apoya a los millones de personas que poseen y trabajan las fincas alrededor del mundo, que laboran para mejorar su sustento y el de sus familias, al tiempo que protegen el planeta.

----------------------------------------------------------------------

Los estándares de certificación8 guían a los agricultores y a las agricultoras hacia el manejo sostenible de las fincas y brinda a quienes realizan auditorías independientes una medición concreta por medio de la cual evaluar los mejoramientos sociales y ambientales. Las personas dueñas de fincas que cumplen con los estándares obtienen el sello de certificación Rainforest Alliance, una etiqueta prestigiosa que puede ser usada para mercadear productos agrícolas. Esta certificación se basa en los siguientes criterios o principios:

Sistema de gestión socio-ambiental Las fincas certificadas operan un sistema de gestión ambiental y social acorde con la complejidad de sus operaciones y de conformidad con la legislación local aplicable. Las fincas registran su uso de energía, tratan de reducirlo y de usar más energías renovables.

Conservación de ecosistemas Los agricultores y agricultoras conservan los ecosistemas existentes y ayudan a la restauración ecológica de áreas críticas. Logran esto tomando medidas para proteger las vías fluviales y los humedales de la erosión y de la contaminación, prohibiendo la tala y la deforestación y manteniendo barreras de vegetación.

Protección de la vida silvestre En las fincas certificadas está prohibida la cacería de fauna silvestre, así como el cautiverio de animales salvajes y la extracción de plantas silvestres.

Conservación del agua Las fincas certificadas toman acciones para proteger el agua y evitan su desperdicio. Además, previenen la contaminación de aguas superficiales y subterráneas mediante el tratamiento y monitoreo de sus aguas residuales.

Condiciones de trabajo El personal de las fincas es tratado con respeto y de acuerdo con los principales convenios de la Organización Internacional de Trabajadores. Se les paga un salario mínimo legal y tienen acceso a servicios educativos y de salud. No se contrata a menores de 15 años de edad o según lo establecido por la legislación local.

Salud ocupacional Las fincas certificadas tienen programas de salud ocupacional y seguridad para reducir el riesgo de accidentes y apoyar la salud de las personas trabajadoras expuestas a actividades riesgosas tales como la operación de maquinaria o la aplicación de plaguicidas permitidos. Relaciones con la comunidad Las fincas certificadas son buenas vecinas de las comunidades donde se ubican. Informan a las comunidades cercanas y grupos de interés locales sobre sus actividades y planes. Consultan los posibles efectos de sus actividades y contribuyen al desarrollo local a través de empleo, capacitación y obras públicas.

Conservación de suelos Los suelos de las fincas certificadas son valorados como el capital de producción. Se busca la mejora de los suelos a largo plazo, por lo que se aplican fertilizantes orgánicos, se propagan las coberturas vegetativas y se plantan barreras naturales para reducir la erosión y la escorrentía de sedimentos a los ríos, riachuelos o lagos. Nunca se utiliza fuego para preparar nuevas parcelas de producción.

Manejo integrado de cultivos Las fincas certificadas monitorean las plagas de sus cultivos y utilizan métodos biológicos y mecánicos para el control de plagas como primera opción. Si las plagas causan un daño económico considerable, pueden utilizar ciertos plaguicidas, pero aplicándolos con todas las medidas de seguridad para el sector trabajador, las comunidades y el ambiente. Los cultivos transgénicos (organismos genéticamente modificados) no se cultivan ni se introducen en fincas certificadas.

Manejo integrado de desechos Las fincas certificadas son conscientes del tipo y de la cantidad de residuos que generan. Los residuos se manejan con programas de reciclaje, reducción del consumo y reutilización. Los residuos son clasificados, tratados y eliminados de forma que se minimicen los impactos ambientales y a la salud de quienes las trabajan y de las comunidades. Las fincas están conscientes de sus emisiones de gases de efecto invernadero y de la forma de reducir su huella de carbono.

Estas normas son de alta calidad y gozan de amplia credibilidad, por lo que el proceso de desarrollo cumple con el Código de Buenas Prácticas para el Desarrollo de Normas Sociales y Ambientales de la Alianza International Social and Environmental Accreditation and Labeling (ISEAL)9.

En el corto plazo, las estrategias de apoyo del sistema de certificación RAS/RA tienen efecto sobre las prácticas agrícolas y los sistemas de gestión de las fincas. Quienes producen adoptan buenas prácticas y aumentan su conocimiento y capacidad para hacerlo de manera sostenible. Este cambio conduce a resultados intermedios o mejoras de sostenibilidad en cuatro áreas clave:

  • Conservación de la biodiversidad de las fincas
  • Conservación de los recursos naturales -
  • Mejora en los medios de vida y en el bienestar de las personas productoras, las trabajadoras y sus familias
  • Aumento en la productividad y rentabilidad de la finca

Los cambios en las prácticas agrícolas de las finca se reflejan en resultados tales como el aumento en la cantidad y diversidad de la vegetación, la protección de los ecosistemas y de las especies de flora y fauna en peligro, la mejora en la salud del suelo y la menor contaminación del agua. También se reflejan en la satisfacción de las necesidades esenciales de las personas agricultoras, las trabajadoras y sus familias, la protección de los derechos laborales, el disfrute de un ambiente de trabajo seguro,una mayor calidad de los productos, el uso eficiente de insumos y una mayor resiliencia a los eventos naturales.

En el largo plazo más y más fincas van mejorando sus prácticas hasta formar paisajes agrícolas que conservan la biodiversidad nativa y los servicios de los ecosistemas, producen cultivos y ganado de manera eficiente y rentable, mejoran de manera equitativa los medios de vida de las comunidades locales y esa gestión les permite adaptarse efectivamente a condiciones cambiantes.

La Importancia de los estándares de sostenibilidad

Definir los objetivos de sostenibilidad del sistema y el método para alcanzarlos asegura que el sistema está alineado y orientado hacia la sostenibilidad. Los sistemas de normas que tienen sus objetivos de sostenibilidad en el corazón de sus operaciones son más propensos a tomar decisiones cónsonas con los mejores intereses de la sociedad y el medio ambiente y no principalmente con el beneficio propio.

La manera en la cual una organización define sostenibilidad (que es generalmente a través de su norma) de por sí, tiene profundos impactos sobre su credibilidad y eficacia. Comunicar estos objetivos asegura claridad en lo que el sistema pretende lograr.

Verde que te quiero verde.


1www.usgbcpuertorico.org

2Leadership in Energy & Environmental Design. http://www.usgbc.org/leed

3U.S. Green Building Council (USGBC). http://usgbc.org

4http://san.ag/web/es/

5Métodos de prueba estándar para determinar el contenido de base biológica de los sólidos, líquidos y gaseosos utilizando el análisis de radiocarbono; https://www.astm.org/Standards/D6866.htm

6http://san.ag/web/es/nuestra-norma/

7http://www.rainforest-alliance.org/es/work/agriculture

8http://www.rainforest-alliance.org/agriculture_spanish.cfm?id=standards

9http://www.isealalliance.org/. ISEAL es una asociación de organizaciones voluntarias líderes de establecimiento de estándares y evaluación a conformidad, que se enfoca en temas sociales y ambientales

Página anterior;