Portada pequena de agosto de 2016

Organopónicos

Extraído del Manual de organopónicos y su manejo integrado, desarrollado por la organización Plenitud Iniciativas Eco-educativas

 

Página anterior;


Foto de un umbraculo

 

Los organopónicos se originaron en Cuba durante la década del 1990 en el llamado “período especial” con el objetivo de resolver cuanto antes la escasez alimentaria tras la caída del bloque soviético. Diferentes versiones de los organopónicos actualmente producen cerca de un 90% de los alimentos de La Habana. Debido a su eficiencia en la producción intensiva de vegetales, hierbas medicinales y plantas culinarias, así como a la necesidad de seguridad alimentaria en nuestro país, tenemos el deseo de promover esta práctica en Puerto Rico.

Los organopónicos son huertos ecológicos en los que se cultivan las plantas en una mezcla de sustrato1, dentro de un contenedor o sobre una mesa de siembra. Es una modalidad de la agricultura útil para cuando no se dispone de un suelo cultivable fértil y se quiere utilizar el espacio para la producción de alimentos de forma intensiva y bajo los principios de la producción orgánica. El corazón de este artículo es explicar de una forma concisa y fácil las prácticas que componen el sistema organopónico, incluyendo su manejo integrado, para que pueda ser replicable. Los temas de mayor importancia son el diseño y preparación del lugar, el suelo y su biología y el manejo y mercadeo de los cultivos de mayor necesidad en Puerto Rico.

El primer paso que hay que realizar es un diseño aplicado al área seleccionada. Este servirá como guía en la preparación del espacio. La observación y la evaluación son cruciales para escoger un área apropiada. Es por esto que existen tres mayores características físicas favorables en el momento de observar el espacio: iluminación, aireación y lugar. Debe haber al menos 8 horas de sol al día, por lo que hay que identificar árboles grandes o estructuras existentes responsables de bloquear la luz solar. Si se está construyendo en un área con inclinación, hay que buscar un lugar con una orientación hacia el sur o sureste. Si los bancos o las estructuras son rectangulares, el lado debe ser orientado hacia el eje norte-sur. De esta forma el banco recibe uniforme exposición al sol durante el día, mientras el sol viaja de este a oeste (NOTA: esto no aplica si se desea cultivar menta, hierba buena, recao u otros cultivos de sombra). Mantener unos niveles óptimos de aireación dentro del umbráculo que las resguarda del sol es esencial para que exista una continua renovación de carbono en la atmósfera aérea y de oxígeno en la atmósfera radicular (área de las raíces de la planta). Además, promueve que la atmósfera vegetal se mantenga estable. Recomendamos que el lugar en donde establezca su sistema organopónico sea un área con una pendiente ligera y un suelo con buen drenaje. Debe evitar áreas muy inclinadas.

En Plenitud utilizamos la permacultura como guía para los diseños y las prácticas que realizamos. La permacultura es una ciencia de diseño que tiene el objetivo de lograr sostenibilidad a través de la creación de hábitats estables y productivos que estén armoniosamente integrados con el entorno natural. Es gobernada por la ética básica de cuidar la tierra y todo ser vivo. El sistema de diseño está basado en los principios universales de trabajar a favor de la naturaleza y no en contra, de observarla cuidadosa y prolongadamente, de dar múltiples funciones a cada elemento, de valorar los recursos biológicos y la tecnología, de capturar y ahorrar energía y de ubicar cada elemento en un lugar que beneficie a los demás componentes. Cuando sea posible, por cada hora de trabajo debemos primero haber invertido suficiente tiempo para diseñar (incluyendo observar, interactuar, analizar, dibujar, hacer mapa, pensar y explorar, etc.).

Foto de un umbraculo

Un concepto importante de la permacultura es conservar energía estableciendo zonas (0, 1, 2), las cuales organizan los elementos del lugar en relación con el centro de más energía de ese espacio, que por lo general viene siendo la vivienda o la zona 0. Un sistema organopónico es un método de producción intensiva que requiere atención frecuente por lo que debe ser ubicado en una zona 1 o 2. Es de igual importancia pensar en el sistema organopónico en relación con el resto de la propiedad y de los demás sistemas existentes con los cuales va a interactuar. Identificar y considerar estas interconexiones va a ayudar a crear un sistema más eficiente y productivo. Tomar tiempo para pasar por el proceso de diseño del sistema y sus componentes ayuda a evitar problemas, riesgos y gastos innecesarios en un futuro.

Se debe ubicar el sistema organopónico considerando la cercanía y disponibilidad de los siguientes elementos, entre otros:

  • Fuentes de agua: sistemas de recolección de agua de lluvia, pozos, charcas, quebradas, agua de acueducto, etc.
  • Acceso al lugar: caminos
  • Fuentes de nutrientes y sustratos: materiales para compostas, pilas de composta, sistemas de lombricomposta, áreas para el té de composta aireado
  • Fuentes de electricidad
  • Almacenes de herramientas y materiales: bombas de aspersión, sustratos, herramientas, baldes para la cosecha, etc.
  • Estaciones para lavar, empacar y almacenar la cosecha (Se deben considerar los requisitos de ley según la escala comercial)
  • Barreras de plantas benéficas: sistemas de plantas alrededor del organopónico que atraen polinizadores y otros animales benéficos que ahuyenten o repelan plagas y que sean bioacumuladoras2 para luego utilizarlas en el té de composta aireado
  • Rompe-vientos: sistemas de arbustos y árboles sembrados para disminuir el viento y posibles daños a los cultivos

Si el lugar ideal no existe en la propiedad, se puede crear con el uso de maquinaria. En otras palabras, si el lugar ideal para el sistema tiene una inclinación, se debe hacer un corte de terreno conocido como una terraza.Se debe consultar a una persona que sea permacultora, ingeniera civil o experta en movimientos de tierra para corroborar la seguridad de este proceso, según sea el caso. El Departamento de Agricultura ofrece un incentivo por el cual paga hasta el 50% del trabajo de maquinaria para hacer la terraza y para los materiales del umbráculo. Se debe tener un diseño, un plan y un estudio topográfico antes de utilizar maquinaria. Asegúrese de crear una terraza más amplia del área planeada para el sistema organopónico porque hará falta el perímetro para trabajo y mantenimiento durante y después de la construcción. Antes de realizar el movimiento de tierra, se debe remover y separar a un lado la capa de materia orgánica.

La estructura de los organopónicos puede ser adaptable a diferentes diseños utilizando diversos materiales. Por ejemplo, puede variar desde bancos de tierra levantada con paredes laterales, hasta mesas de siembra levantadas en umbráculos. La parte crucial del sistema de los organopónicos es controlar los siguientes aspectos:

  • Fertilidad del suelo: Se debe aislar el sustrato del resto del suelo con un material para evitar competencia y lixiviado de nutrientes. Ejemplos: plástico, cemento, gravilla, etc.
  • Cantidad de agua que reciben las plantas. Se logra con sistemas de riego y algún sarán o plástico para controlar la lluvia.

Aunque los bancos de siembra en los organopónicos son siempre levantados del terreno, existen variaciones en su estilo. Las opciones más comunes son:

  • Organopónicos en mesas de siembra completamente levantadas del terreno y sostenidas por un marco en metal, madera, bambú u otro material. Este diseño es el más costoso, pero tiene la ventaja de proveer un ambiente de trabajo más cómodo ya que la persona que cultiva no tiene que doblarse para trabajar.
  • Organopónicos con paredes laterales y un piso que aísla el sustrato del suelo nativo o un contenedor. Hay que tener un drenaje adecuado para evitar la saturación de agua en la zona de las raíces. Algunos ejemplos son: paredes laterales en zinc, madera no tratada, piedras, bambú, cemento o neveras recicladas y drones plásticos cortados longitudinalmente y con drenaje.
  • Organopónicos directamente en el terreno y en contacto con el suelo nativo con paredes laterales. Este diseño es el más económico y más fácil de construir. Las desventajas incluyen: la competencia por los nutrientes entre los cultivos y la vegetación de los alrededores, la presencia de malezas y hongos ya existentes en el suelo nativo y la posible saturación de agua en la zona de las raíces.

Los sistemas organopónicos pueden estar al aire libre, pero en el caso de zonas con mucha precipitación se recomienda tener un tipo de umbráculo con un techo de plástico de polietileno. Este permitirá la entrada de luz solar, pero no de la lluvia. Recomendamos atar el plástico a la estructura de forma segura, pero tomando en cuenta que en caso de huracán deberá ser removido. Existen diversas opciones y diseños para la construcción de un umbráculo, incluyendo: comprar e instalar una estructura pre-fabricada, consultar con una entidad contratista e instalar un sistema personalizado, o hacerlo uno mismo con metal, bambú o plástico.

Hemos observado que el uso de organopónicos ha sido efectivo en áreas de poca producción agrícola como terrenos con tosca y mal drenaje, y/o altamente compactados o áreas con cemento. ¡Deseamos, de corazón, que esta información les inspire a crear plenitud en sus hogares y comunidades!

Para más información sobre talleres y seminarios del diseño y manejo de los organopónicos y agroecología, puede comunicarse a los teléfonos 787-806-7094 y 787-221-4982, al email info@plenitudpr.org o a la página web plenitudpr.org.

Página anterior;