logo de la compania danosa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cultivo de fresas y uvas en Puerto Rico

Marilyn Rosa

Página anterior;

 

 

 

foto de vegetales diferentes

 

En el 2004, por curiosidad, compré una planta de fresas en un centro de jardinería, ya que la planta estaba preciosa llena de fresas. ¡Imagínense qué difícil resistir la tentación de comprarla! Desde ese momento comencé esta maravillosa aventura de cultivar fresas y uvas. Mi primera planta de uva me la regaló un pastor, Valentín Santana.

Compartiré aquí la forma en que he logrado realizar estos dos cultivos por tantos años. Comenzaré con las fresas. Es muy importante saber qué variedad vamos a sembrar, ya que de eso dependerá nuestro éxito en la cosecha. Tenemos fresas de días cortos, días largos y neutrales. De las tres he sembrado y todas me han dado frutos.

Foto de agricultor sembrando fresas

Las fresas prefieren suelos bien drenados con alto contenido de materia orgánica. Antes de sembrar, puedes añadir a la tierra humus de lombriz o abono orgánico. Evita el sobre-fertilizarla porque podrá crecer mucho la planta, pero reducirá la producción. Para tener éxito en el área de tu huerto de fresas, usa tierra completamente nueva o colócalas en un terreno que no se haya sembrado por algún tiempo para evitar que se les transmita algún virus o enfermedad. No las siembres donde ya se hayan cultivado tomates, papas, pimientos o berenjenas, ya que estos pueden dejar en el terreno la enfermedad de marchites de la hoja (verticillium), a la cual las fresas son muy sensibles. Necesitan sol directo no menos de 6 horas al día.

Este cultivo puedes realizarlo en espacios limitados, ya que la planta es pequeña: de 8 a 10 pulgadas de alto y alrededor de 18 pulgadas de ancho. Se cultiva muy bien en canastas, tiestos y bancos. Si las cultivas de esta forma, tendrás mayor control de enfermedades y yerbajos. Mi huerto está establecido en bancos preparados con una profundidad de 8 pulgadas. También tengo siembra directamente en el suelo.

Foto de un cultivo de fresas

Durante la primera etapa de crecimiento, debes hacer el corte de sus primeras flores tan pronto aparezcan. Esto promueve el desarrollo de la raíz y asegura una mejor cosecha. Una planta de fresas continuará siendo productiva por lo menos cuatro años si le das mantenimiento. Este consiste en lo siguiente: debes cortar el follaje viejo luego de las cosechas, cortar los estolones y sembrarlos. Cuando siembres los estolones, asegúrate de no enterrarlos demasiado, sino de dejar la corona al descubierto, que es de donde salen tanto las hojas como los frutos. Nunca dejes los estolones pegados a las plantas madre porque esto evitará que ambos produzcan frutos. La mejor forma de propagar las fresas es por medio de estolones. También puedes hacerlo por semillas, que son los puntitos que tienen las fresas, pero su proceso es un poco más lento.

Para combatir las plagas, debes usar productos orgánicos como el Neem, plantas medicinales o ajo, entre otros. Por si no lo sabías, puedes usar las hojas de las fresas para hacer té que te ayudará con problemas de disentería. Todos estos remedios y formas de combatir plagas y enfermedades lo aprendes en nuestros talleres. Nuestro huerto es educativo y disfrutamos muchísimo el poder compartir los conocimientos que hemos adquirido con la práctica de este cultivo.

Ahora hablemos de las uvas. La planta de uva es leñosa y tiene una vida muy larga, quiere decir que te puede acompañar por toda una vida. Si la siembras de semilla, no producirá frutos hasta después de 3 a 5 años. En Puerto Rico, este cultivo se da muy bien. Ésa ha sido mi experiencia. Una vid me produce dos cosechas. La variedad que cultivamos es la Moscatel. Es una parra y, de acuerdo con tu necesidad, puedes dejarla crecer bastante o mantenerla más pequeña. La planta de uva se compone de varias partes, entre ellas, tronco, ramas, nudos, zarcillos, pámpanos, sarmientos, racimos y otras partes más, pero lo más importante de la vid son sus hojas. Ellas son las encargadas de transformar la sabia. Si tu planta tiene hojas saludables, tendrás unos excelentes racimos de uvas. Necesitan un terreno con buen drenaje y, para establecer tu vid, debes añadirle al terreno estiércol o composta y asegurarte de que al principio de su desarrollo tenga suficiente nitrógeno. Luego, debes aplicarle potasio. No exige mucho fósforo. En nuestro huerto, usamos abonos orgánicos, humus de lombriz y agua de peces para los cultivos. Es de pleno sol. No puedes sembrarla debajo de un árbol o bajo sombra porque crece, pero no produce frutos. Puedes colocarla en verjas o prepararle un lugar donde ella pueda trepar, ya que es una enredadera.

Foto de una racimo de fresas

Algo que no podemos dejar de hacer con la planta de uvas es la poda y ésta debe ser en la luna menguante porque es cuando menos movimiento de savia tiene la planta. Si podas la planta en luna creciente, pierde mucha savia y se seca la planta. La planta de uva que no se poda no produce racimos. Es importante saber cuántos sarmientos vas a dejar en tu planta porque ellos son los que cargarán los pámpanos, los cuales darán los racimos. No podemos dejar demasiados sarmientos porque la planta daría muchos racimos, pero no de gran sabor. El cultivo de la uva es muy especial, ya que, mientras más adulta es la vid, el sabor del fruto es más exquisito.

La mejor forma para propagarla es por esquejes, ya que de esta forma produce frutos más rápidamente. Si el esqueje es de una planta mayor de cinco años, de inmediato te puede producir frutos. En mi experiencia, he tenido plantas muy pequeñas con racimos. Lo ideal es sembrarlas directamente al terreno para que se desarrollen al máximo, pero también puedes tener tu planta en tiestos y te produce de igual forma, pero en menos cantidad. Así que, aunque no tengas terreno, también puedes tener tu planta. Las hojas de la vid son medicinales. Puedes usarlas para hacer teses y ayuda a problemas hepáticos. También la hojas tiernas son comestibles y sabrosas.

Durante todos estos años hemos aprendido a manejar adecuadamente estos cultivos y decidimos compartir nuestros conocimientos para que, en mi isla, quienes deseen cultivar sus propias fresas y uvas lo hagan. Realizamos talleres, visitamos escuelas, industrias, comunidades, recibimos excursiones, en fin, estamos haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para motivar tanto a niños y niñas como a personas adultas a cultivar, no solo fresas y uvas, sino todo aquello que les alimente, porque es necesario crear conciencia de la importancia de la agricultura. Sin ella no tenemos alimentos. Siempre tengo muy presente que nada es imposible. Si lo puedes visualizar, lo puedes lograr. A pesar de todos los obstáculos que pudieran presentarse, hoy podemos decir que hemos logrado lo que para muchas personas no era posible.

Foto de personas en el huerto de fresas

Tenemos una página de Facebook que se llama Fresas y Uvas Rose, donde compartimos nuestras actividades e información que les ayudara en sus huertos. Para asistir a uno de nuestros talleres nos pueden llamar al 787-647-7171 o al 787-640-5151.

 

Página anterior;