portada agosto 2012 pequeña

EFICIENCIA Y CONSERVACIóN de energía en el hogar

imagen de una flor dentro de una bombilla

Por: Sandra Cruz-Pol*

Página anterior;

 

La iniciativa Campus Verde tiene como una de sus metas principales educar a la sociedad acerca de las realidades y de los mitos con relación a muchos aspectos del diario vivir que afectan nuestra salud y la del planeta. Nos ocupamos de enseñar a la comunidad cómo ahorrar miles de dólares anualmente en energía, agua y otros recursos.

En lo que respecta a conservación y eficiencia energética en nuestro hogar, presentamos aquí varias medidas sencillas que conllevan un bajo o mediano costo inicial, pero que se recobra prontamente a manera de ahorros:

  1. Evita las cargas fantasma. Los enseres eléctricos consumen electricidad aun cuando estén apagados, lo cual se conoce como “cargas fantasma”. ¡Desconéctalos! Puedes usar un multi-conector para enchufar varios enseres; así puedes apagarlos todos a la vez sin tener que desconectarlos de forma individual.
    1. Tumba los ‘breakers’ (interruptores de toma eléctrica) de enseres que no usas todo el tiempo como lavadoras, secadoras y lavadoras de platos.
    2. Desconecta los cargadores del teléfono celular y de las computadoras e impresoras. Consumen entre 70 a 95% de la electricidad que usan cuando están cargando.
  2. Usa abanicos en las ventanas (trayendo el aire de afuera hacia adentro), no en los techos (excepto para plantas bajas en casas de dos niveles). Si usas aires acondicionados, limpia frecuentemente los filtros para optimizar su eficiencia.
  3. Utiliza un teléfono regular en vez de uno inalámbrico para ahorrar aún más.
  4. Compra los enseres eléctricos nuevos que sean de eficiencia energética alta. Lee y compara las etiquetas Energy Star® y escoge el de menor consumo para tus necesidades.
  5. Instala sensores de luz en los cuartos donde se suelen quedar encendidas las bombillas.
  6. Tiende la ropa al aire libre.
  7. Considera enseres de gas (estufa y secadora).
  8. Adquiere un calentador solar de agua; su costo se recupera entre 3 a 5 años y dura sobre 25 años.
  9. Escoge un televisor LCD, o LCD LED, sobre uno plasma, (porque consume aproximadamente 1/3 de la electricidad que uno plasma del mismo tamaño), y compra el tamaño más pequeño que necesites para disminuir así el consumo eléctrico.
  10. Escoge computadoras personales tipo ‘laptop’. Gastan 1/3 parte de lo que gastan las de escritorio (desktop) y no requieren ‘battery backup’, los cuales gastan energía adicional pues deben permanecer encendidos todo el tiempo.
  11. Usa olla de presión (de acero inoxidable, no aluminio) para acortar el tiempo de cocinar tus alimentos.
  12. Mantén la nevera llena para gastar menos electricidad.
  13. Evita usar más de una nevera o congelador en tu hogar.
  14. Usa bombillas fluorescentes (CFL) o de diodos (LED). Si usas CFL, recuerda disponer correctamente de ellas cuando se funden pues contienen mercurio. No las tires al zafacón, envuélvelas en envase o bolsa fuerte plástica para que no liberen toxinas a los cuerpos de agua desde los vertederos.
  15. Usa baterías recargables; cada una te ahorra hasta $100. Y recuerda nunca tirar ningún tipo de batería a la basura pues contienen metales pesados (muy tóxicos) que contaminan nuestro entorno y nuestros cuerpos de agua. Comunícate con tu oficina de ADS para ver dónde disponer de ellas.
  16. Siembra árboles que den sombra a tu hogar; pueden bajar la factura hasta 10% y aumentan el valor a tu propiedad. (Consulta con Recursos Naturales el tipo de árbol adecuado para que su raíz no interfiera con tu vivienda).
  17. Considera energía renovable para tu hogar (molino de viento, solar fotovoltaica u otra).

Una familia de 4 puede ahorrar entre $300 a $2,500 anualmente aplicando estas medidas. Además, tendrás la satisfacción de hacer tu parte para ayudar a reducir los gases de invernadero que calientan la atmósfera causando cambios climáticos que afectan la vida de muchas especies, incluyendo la humana.

No estamos tratando de salvar el planeta. El planeta no está en juego aquí. Si contaminamos y seguimos cambiando el clima, cambiarán las condiciones ideales para permitir la vida como la conocemos, trayendo desastres naturales, inundaciones y consecuencias inimaginables para muchas personas. Aún así, el planeta no acabaría; el planeta tiene todo el tiempo del mundo. Esperará y se adaptará y, tal vez, surgirá otro tipo de vida en algún momento, aunque sea millones de años después de un caos ambiental. En fin, quienes estamos en peligro de extinción, si seguimos abusando de los recursos naturales, somos nosotros, los homo-sapiens y otras especies, no es el Planeta.

imagen caricaturesca de una flor dentro de una bombilla.

____________

*Catedrática, Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computadoras Directora Campus Verde http://campusverde.uprm.edu Universidad de Puerto Rico – Mayagüez

Página anterior;

Contáctanos en contactanos@corrienteverde.com

Dirección: Los Paisajes del Lago #126

Luquillo, Puerto Rico, 00773