imagen de portada de revista de diciembre de 2013

Iniciativa hacia el desarrollo sostenible: la participación multisectorial y multidisciplinaria en dos proyectos en el sur

Por: Arquitecta María M. Rivera Grau AIT CAAPPR, Assoc. AIA, LEED Green Assoc. Actualmente ejerce como planificadora de reutilización de uso de terrenos en los proyectos de DISUR patrocinados por la EPA

Página anterior;

foto de personas analizando un plano de un area
Fig. 1: Talleres en Peñuelas con líderes de comunidades, y el equipo de DISUR para establecer prioridades para la revitalización de la zona industrial petroquímica en Peñuelas y Guayanilla.

El éxito de proyectos sostenibles surge con la participación integral de un equipo multidisciplinario que involucra diversos grupos profesionales y sectoriales, tales como los sectores comunitarios, académicos, religiosos, sin fines de lucro, públicos y privados, que se unen con el fin en común de levantar comunidades, enfocados en la prosperidad económica, social y ambiental.

Existen diversos casos con este tipo de iniciativa para revitalizar comunidades con retos económicos, ambientales y de salud. Un buen ejemplo lo podemos encontrar en los municipios de Guayanilla, Ponce y Peñuelas a través de dos proyectos llevados a cabo por la organización sin fines de lucro, Desarrollo Integral del Sur, Inc. (DISUR). Ambos proyectos subvencionados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) han requerido de una participación de todos estos sectores para impulsar la revitalización de las comunidades en la zona costera de Guayanilla y Peñuelas y en el Casco Histórico de Ponce.

Desde el 2011 hasta el presente, Desarrollo Integral de Sur, Inc. (DISUR) ha recibido más de $1 millón de la EPA para desarrollar dos proyectos en áreas específicas en los tres municipios. La primera de dos subvenciones que otorgó la EPA fue para la ejecución del proyecto PR #127 Peñuelas Guayanilla: de la chatarra nace el futuro. Este proyecto visualiza el re-uso de las antiguas industrias petroquímicas en desuso (que funcionaron a la par con la CORCO en los municipios de Guayanilla y Peñuelas) para que ejerzan como una nueva industria que estimule la economía a través de la energía renovable, la industria del reciclaje, el turismo y el sector académico. Esta visualización es parte de un Plan Maestro que también muestra los datos ambientales disponibles de la zona petroquímica y los pasos a seguir para implantar el plan, que terminó el pasado enero del 2013 y está disponible a través de la página web de DISUR.

La segunda subvención, una coalición entre DISUR y los municipios de Ponce, Peñuelas y Guayanilla, integra las antiguas industrias petroquímicas de Guayanilla y Peñuelas y el Centro Histórico de Ponce en el proyecto Coalición para la Evaluación de Brownfields. El proyecto tiene como su norte crear un inventario de propiedades industriales, comerciales y residenciales con alto potencial de desarrollo y de las que se tienen sospechas de contaminación, para que se evalúe debidamente el tipo y los niveles de contaminación (si hay alguna) que afecten las propiedades. Estos procesos se destacan como Fase I y Fase II de evaluaciones ambientales, cuyas normas las estableció la “American Society of Testing and Materials” (ASTM) y que van a la par con las normas de la EPA que rigen el proceso de evaluación ambiental promulgadas el 1 de noviembre de 2005 en el Código de Regulaciones Federales (Referencia Federal: 40 CFR Parte 312).

El equipo de trabajo de DISUR se compone de personal profesional cualificado para la evaluación de contaminantes tóxicos y sustancias a base de petróleo. Este proyecto de tres años de duración comenzó en febrero de 2013 y da continuidad a la implantación del Plan Maestro. Durante el comienzo de este proyecto, se integraron nuevos grupos del sector académico universitario para el desarrollo de la primera fase, entre los cuales se destaca el estudiantado de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce por su participación con las comunidades para identificar las propiedades afectadas.

Ambos proyectos pretenden fortalecer los grupos regionales para que ejerzan prácticas sostenibles, fortaleciendo la economía, la cultura y el bienestar social para que prosperen sin crear un impacto negativo en el ambiente. Con este fin, se ha requerido la colaboración directa de los tres municipios, los sectores comunitarios, académicos, religiosos, sin fines de lucro, públicos y privados. Y es que cuando se trata de proyectos a gran escala de planificación y desarrollo, la toma de decisiones de un solo grupo puede producir conclusiones limitadas y riesgosas al no considerar otras perspectivas a través de la participación de diversos grupos profesionales y sectoriales.

Los aspectos ambientales y sociales identificados en proyectos de planificación y/o diseño sostenible a veces son muy complejos para que sólo sean atendidos por profesionales de la ingeniería, de la arquitectura, de la planificación y personas desarrolladoras. Es por eso que se debe integrar equipos de trabajo eficientes que involucren a los dueños y dueñas para que trabajen también con ambientalistas, líderes de comunidades, artistas, especialistas en consultoría, partes interesadas e integrantes dentro de los múltiples sectores anteriormente mencionados. Su fin es que aboguen por el progreso a largo plazo de las zonas, del ambiente y de sus residentes por generaciones. Los métodos para lograrlo son los conversatorios comunitarios conocidos también como charrettes, los talleres y las vistas públicas. Todos ellos se llevaron a cabo en ambos proyectos de DISUR. De esta manera, la participación del público fue tomada en cuenta desde el principio, ayudando a canalizar y a tomar en cuenta los intereses y las necesidades de las comunidades.

Integrar grupos multidisciplinarios y multisectoriales en un proyecto se percibe como algo muy complejo y tedioso. Sin embargo, introducirlos desde muy temprano en la etapa de planificación y diseño garantiza, aún más, la toma de decisiones éticas con mejores resultados, corta el tiempo consumido en tomarlas y es eficiente al visualizar y crear prioridades y al definir objetivos y metas por el bien de la zona.

foto de personas en una mesa trabajando frente a una computadora
Fig. 2: Talleres en Ponce con DISUR, líderes de las comunidades, profesionales de la arquitectura y de la ingeniería, ambientalistas, residentes, personas directoras de organizaciones y estudiantes de la Pontificia Universidad Católica.

Para más información visite:

www.disur.org, www.facebook.com/disurpr

www.twitter.com/disurpr

www.facebook.com/pr127

www.twitter.com/pr127

Referencias: Plan de Implementación y Re-uso para la Zona Petroquímica de Guayanilla y Peñuelas, Puerto Rico:

http://www.disur.org/downloads/DISUR_ EPA_BAWP_Final_Report_ESP_V1.7.pdf. Estatus del Proyecto de la Coalición: http://www.disur.org/en/node/387

Página anterior;