portada agosto 2010 pequeña

La agricultura: actividad económica sostenible, sustentable y perdurable.

Por: Gladys M. González Martínez, Ph.D.¹

 

Página anterior;

 

palaLa producción es esencialmente un proceso mediante el cual unos recursos, llamados ingredientes o insumos, se transforman en productos o bienes económicos y servicios. Los recursos que se usan en todos los procesos de producción, sea agrícola, de manufactura o de generación de servicios privados o públicos, se clasifican en: recursos naturales, capital físico, recursos humanos, tecnología o conocimiento y el factor empresarial, que los organiza de forma coherente para que, al fin de la línea, haya un producto. En la agricultura, el producto primario son los alimentos, pero no es el único.

La agricultura es fuente de casi todas las sustancias que los seres humanos toman para su nutrición y subsistencia, pero, además, la agricultura nos da alimentos para animales, fibras para proteger y vestir nuestros cuerpos, combustibles verdes, plantas medicinales, especias, aceites para esencias, flores, follajes y céspedes para actividades recreativas y deportivas. Hay otros productos de la agricultura que, por no pasar por mercados organizados, son obviados por el sistema económico. Mayormente, son bienes ambientales, entre los cuales están las vistas escénicas, los aromas, las zonas de filtro y amortiguamiento de ruidos, de olores y de inundaciones, la preservación de zonas de recarga de cuerpos de agua subterráneos, la preservación de recursos valiosos de suelo para generaciones venideras, la protección de las cuencas hidrográficas, la producción y liberación de O2, la captura y secuestro de CO2 mediante la fotosíntesis que lo incorpora en biomasa, la fitorremediación(extracción, volatilización, degradación), el realce del hábitat de vida silvestre y el amortiguamiento de la temperatura, entre otros.

Recursos naturales esenciales en la agricultura son la radiación solar, el agua, el viento, el CO2, los insectos y los seres vivos que constituyen semilla de organismos vegetales yanimales. Los subproductos de las actividades de producción de cultivos y de animales, tales como el estiércol de animal y el material vegetativo resultante de prácticas como la poda, han sido por siglos reincorporados a los procesos en forma de fertilizantes de suelo, bionergía y otras. El manejo de las aguas y de sistemas de siembra que optimicen el uso de los recursos permite que la agricultura no dependa, como otros sectores económicos, de recursos agotables. El CO2 que existe en la naturaleza y es también subproducto de otros procesos de producción, por ejemplo, la combustión de fuentes fósiles de energía, es utilizado por las plantas durante el proceso de fotosíntesis, mediante el cual liberan O2 esencial para los humanos y animales.

Los procesos de producción agrícola, por su propia naturaleza, se basan en el uso de recursos naturales, preponderantemente renovables. La tierra es factor esencial en casi todos esos procesos de producción. En el mismo momento en que se efectúan, la tierra tiene al menos dos dimensiones: es espacio físico y es sustrato con elementos esenciales para las plantas. Desde la perspectiva económica, el suelo se considera un recurso renovable, aunque la cantidad total de superficie sea finita, porque su fertilidad puede mantenerse, y aun realzarse, con la utilización de las mejores prácticas culturales y de conservación, conocidas como “mejores prácticas agrícolas”. La tierra, por lo tanto, como superficie o espacio en el cual se efectúan esos procesos, al dedicarse a la agricultura, preserva su valor de opción como recurso natural, dejando abiertas al futuro sus posibilidades de uso. Son las generaciones venideras, entonces, las que tendrían opciones para asignar ese uso de acuerdo con el valor que den a las diferentes alternativas que la tierra, como recurso, ofrece.

Ésos son sólo algunos ejemplos simples que ilustran por qué la agricultura es una actividad sostenible, sustentable y que puede existir a perpetuidad.

¹ Catedrática de Economía Agrícola y Directora del Centro Empresarial Para la Mujer en la Agricultura de Puerto Rico del Departamento de Economía Agrícola y Sociología Rural del Colegio de Ciencias Agrícolas, Recinto Universitario de Mayagüez, Universidad de Puerto Rico.

Página anterior;