La diferencia entre “vegetarianismo”, “veganismo” y “ecotarianismo”

Por: Dra. Sandra Cruz-Pol

 

Página anterior;

foto de diferentes vegetales

¿Has notado que cada vez hay más restaurantes que ofrecen comidas vegetarianas? En ocasiones también ofrecen veganas, pescotarianas, ovovegetarianas, por ejemplo. ¿Qué significan esos términos y cuál es su relación con el ambiente?

Es importante entender que: Puedes ser una persona vegetariana o vegana y no estar saludable, arruinar el planeta y arruinar tu bolsillo.

Sin embargo, si eres una persona ecotariana podrás mantener un peso sano sin pasar hambre, ahorrando dinero y ayudando al planeta.

VENTAJAS


El ecotarianismo no es una dieta, es un estilo de vida. Prueba nuevas recetas y verás que este tipo de comida es sabrosa. Nunca pasarás hambre, ahorrarás dinero y sentirás plena vitalidad y satisfacción de saber que ayudas a crear un mundo mejor.

Clave Detalles
1. Escoge calorías nutritivas, no vacías Hay carbohidratos simples (refinados, cuyo procesamiento consume mucha energía) y complejos (cercanos a su estado natural). Los complejos están llenos de nutrientes y fibra y te ayudan a mantener un peso adecuado. Evita los simples: el pan blanco o integral blanco, la harina, el azúcar y las pastas blancas. Consume los complejos: pan 100% integral, arroz integral.
2. Evita empaques individuales Es más barato y ayuda a reducir los desperdicios, la mayoría de los cuales no son reciclables y van al vertedero, donde emiten metano, el cual causa calentamiento global.
3. Consume lo local Esto baja las emisiones del transporte y apoya la economía local: en los mercados agroecológicos consigues productos orgánicos de más calidad y a buen precio.
4. Come lo natural Evita comer derivados de petróleo, como colores, sabores, preservativos y otros ingredientes artificiales. No consumas nada que diga light o diet, pues hacen más daño que bien y ¡te pueden hacer engordar! Evita las sodas, pues contienen corn syrup. Toma agua filtrada y frutas en lugar de jugos.
5. Come lo orgánico Significa sin insecticidas, herbicidas, fungicidas, antibióticos, hormonas, modificaciones genéticas (GMO), ni fertilizantes sintéticos (muchos producen calentamiento global). Evita los productos de soya (soja), a menos que sea orgánica. La soya fermentada (tempeh) es más saludable que la regular.
6. Cocina y sirve en utensilios saludables; evita enlatados Evita el plástico, el aluminio, el poliestireno y otros materiales que infiltran químicos dañinos a tu comida. Evita productos enlatados, ya que contienen BPA. Usa ollas de acero inoxidable, barro o vidrio. El aluminio ha sido asociado al Alzheimer. Evita el agua de botella, pues el plástico infiltra BPA, antimonio y ftalatos, que imitan hormonas humanas y pueden causar obesidad y diabetes.
7. Evita freír Evita el aceite de maíz, el vegetal (si no especifica cuál), el de soya, o el canola, pues casi todos son GMO (genéticamente modificados). Evita freír, mejor es hornear o saltear con aceites saludables con punto de humeo alto (como los aceites de girasol, de oliva o de coco).
8. Elimina la carne La carne NO es necesaria: no hay que matar para ser saludables. Causa cáncer y calentamiento global. Ahorra dinero, escoge proteínas saludables. Las enfermedades que más muertes causan en EE.UU. son asociadas a dietas altas en proteína: cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares y obesidad.
9. Oye a tu cuerpo Aprende a ‘oír’ tu cuerpo y lograrás comer saludablemente, escogiendo alimentos que te satisfagan sin nunca pasar hambre. Esta es una de las 3 Rs: reducir. Al comer con moderación y aplicar estas medidas ayudamos al planeta y, a la vez, estaremos más saludables.

____________

Adaptado de Ecotarian: Guide to Maintain a Healthy Weight, Without Going Hungry, No Matter Your Age, and in Harmony with the Planet, 2018, Sandra Cruz-Pol, y Cuerpo eco: guía para mantener un peso saludable, sin pasar hambre, no importa tu edad y en armonía con el planeta, 2018. Publicados por Amazon y Amazon Kindle.

Página anterior;