La salud y la sana alimentación

Por Evelyn Ortiz Avilés Instituto de Permacultura de Puerto Rico

Página anterior;

 

 

Imagen creada de dos caras de personas hechas una con una hamburguesa y la otra con vegetales

¿Sabías que tu cuerpo es una máquina que trabaja en perfecta armonía y en sintonía con todos sus órganos? Está compuesto por células, tejidos, órganos y otros sistemas que le permiten adaptarse al medio ambiente y a la vida. Conservar tu organismo saludable para su buen funcionamiento debe ser lo más importante para ti. Ser saludable es salvaguardar tu bienestar emocional, espiritual y físico. Es, además, llevar una buena alimentación, tener una actitud positiva, descansar y hacer ejercicios, entre otros comportamientos. Tu alimentación está ligada a tu salud y tienes la oportunidad de mejorarla a diario siguiendo los siguientes consejos:

  1. Ama con verdadero sentimiento.
  2. Ayuna de vez en cuando.
  3. . Balancea tus alimentos.
  4. Cepilla tus dientes por lo menos después de cada comida.
  5. Come más alimentos de hojas verdes.
  6. Come alimentos orgánicos o ecológicos
  7. Cuida tu cabello.
  8. Cuida tus uñas.
  9. Descansa.
  10. Disfruta del sexo.
  11. Evita el estrés.
  12. Hidrátate.
  13. Mantén una buena higiene de manos y pies.
  14. Mantén una buena higiene personal.
  15. No tengas vicios.
  16. No uses tabaco.
  17. Piensa positivamente.
  18. Protege tu piel de los rayos del sol.
  19. Ríe más.
  20. Usa ropa limpia a diario.
  21. Visita a tu dentista por lo menos dos veces al año.
  22. Visita a tu médico o médica para un chequeo general.

La comida rápida, la vida sedentaria y el estrés son la orden del día. Estos se han convertido en un arma de doble filo para nuestra sociedad. Las comidas rápidas no le aportan los nutrientes necesarios a tu cuerpo debido a que su elaboración no está hecha con los productos o ingredientes necesarios para que cumplan con esta función. En su mayoría están elaborados con productos poco o nada nutritivos y se convierten en alimentos ácidos, como los azúcares refinados, la leche, las harinas refinadas, las carnes, la sal refinada, los productos de panadería, los refrescos, el alcohol, el tabaco, los medicamentos, los colorantes, los alimentos envasados y los productos pasteurizados, entre otros productos. Estos son causantes de presión arterial alta, colesterol, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades cerebro vasculares, cáncer, enfermedades intestinales, artritis y otras. Un entorno ácido es un entorno sin oxígeno y todas las enfermedades son de tipo ácidas, lo que significa que una dieta inadecuada es un factor de riesgo de estas enfermedades.

Otro de los problemas que encontramos en este estilo de vida es que sometemos a nuestros niños y niñas a estas presiones. Los hemos acostumbrado también a comer en establecimientos de comida rápida, a tal punto que ellos y ellas desconocen cuál es la verdadera alimentación. Luego, encontramos un cuadro de niños y niñas con problemas de sobrepeso, diagnosticados con problemas de colesterol alto, diabetes, alta presión sanguínea, problemas cardíacos y hasta depresión, entre otras enfermedades. Por otra parte, existen ciertas características peligrosas en una alimentación inadecuada que pone en riesgo tu salud y la de tu familia y estas son:

  1. falta de vitaminas – Estas juegan un papel importante en la protección de todo el organismo.
  2. falta de minerales – La ausencia de minerales como el hierro, el zinc o el selenio resultan en un importante factor de riesgo.
  3. falta de fibra – Esta actúa como una esponja que absorbe muchas substancias peligrosas del cuerpo y las elimina de nuestro organismo a través del intestino.
  4. exceso de grasa de origen animal – Los embutidos, las carnes grasas, la manteca y la mantequilla conducen a la obesidad y a problemas cardiovasculares. Existe, además, una relación directa entre la ingesta de grasa, sobre todo animal, y la mayor incidencia de cáncer de mama.
  5. exceso de hidratos de carbono – En nuestra sociedad cada día encontramos más personas, incluso niños y niñas, que engordan y padecen de diabetes por consumir productos dulces y refinados.
  6. exceso de calorías – Esto se traduce en un aumento de la grasa corporal y, de por sí, en un gran desajuste en muchos niveles del organismo.
  7. monotonía en la dieta – Esto siempre causa deficiencia de nutrientes.
  8. consumo de bebidas carbonatadas – Son el principal factor asociado a la obesidad

Una sana alimentación puede constituir un gran factor de prevención, una defensa contra muchas enfermedades y el mejor método para conservarte saludable. Para que puedas tener una buena salud te recomendamos consumir lo siguiente:

  • aceite vegetal – como una buena fuente de vitamina E y ácidos grasos esenciales
  • agua – por lo menos 8 vasos al día
  • alimentos de hojas verdes z cereales integrales
  • calorías, pero las que tu cuerpo necesita
  • fibra
  • frutas de temporada
  • jugos naturales
  • legumbres
  • semillas secas
  • vegetales
  • verduras
  • viandas

Para evitar una vida sedentaria, realiza actividades físicas todos los días como, por ejemplo, caminar por el campo, la montaña, el parque o una vereda. Haz ejercicios o practica algún deporte y enseña a tus niños y niñas a hacer lo mismo. Evita el estrés practicando la meditación, leyendo un buen libro, saliendo a respirar aire fresco del campo o de la playa, bailando o practicando la natación, etc. Si tu cuerpo tiene oxígeno y alcalinidad, entonces estará libre de enfermedades. Recuerda que la única persona que puede tener control sobre tu salud eres solamente tú. Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento (Hipócrates), para que puedas disfrutar de una buena salud y de una sana alimentación.

Página anterior;