portada pequena de abril del 2016

Mitigando el ruido ambiental y protegiendo la salud: WELL Building Estándar

Por: Jesús Garay

Página anterior;

 

 

Imagen de una cabeza y por dentro un concepto artistico de un oido caricaturizado

Numerosos estudios indican que existe una fuerte y directa correlación entre el ruido (que es todo aquel sonido indeseado) y sus efectos nocivos a la salud.1 El ambiente interior debe ser un lugar de confort. En pos de esa visión, el nuevo WELL Building Standard® (estándar de edificios saludables) se concentra en reducir significativamente las fuentes más comunes de alteración fisiológica, irritación y distracción, a la vez que se centraliza en aumentar el confort ergonómico, olfativo, térmico y acústico para evitar estrés y lesiones y para facilitar la comodidad, la productividad y el bienestar de las personas ocupantes de edificios. El WELL Building Standard® (WELL) es un sistema basado en la evidencia para medir, certificar y monitorear el funcionamiento de la construcción de características que afectan la salud y el bienestar2.

Como el confort acústico es determinado en parte por las propiedades físicas y por el contenido de los ambientes, el estándar de WELL pretende crear espacios para mitigar los niveles de ruido interior no deseados y reducir la intrusión de ruido desde el exterior con el fin de mejorar la interacción social, el aprendizaje, la satisfacción y la productividad. El estándar WELL, dentro de sus renglones de valorización edilicia concernientes al confort, tiene varias categorías referentes al sonido dentro y fuera de los edificios.

Intrusión de ruido exterior

Esta característica establece límites para los niveles sonoros, -en el interior de los edificios-, de los ruidos originados fuera del edificio. Estos límites ayudan a asegurar que el ruido exterior no distraiga a las personas que lo ocupan. Los estudios muestran que los individuos expuestos a ruido de tráfico tienen un mayor riesgo de diabetes, accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. Mientras que aquellas personas expuestas a ruidos de tráfico y a ruidos de aviones tienen un mayor riesgo de hipertensión. Prevenir que el ruido exterior contamine el interior de los edificios mejora el confort y el bienestar físico y emocional de sus ocupantes.

Ruido generado en el interior

Esta característica reduce las distracciones y permite la conversación sin alterar la colaboración. Estos requisitos pueden cumplirse limitando la cantidad de sonido que emana de los sistemas eléctricos y mecánicos del edificio y mediante la creación de zonas tranquilas para actividades que requieran total ausencia de distracciones.

Los equipos electrónicos, los sistemas de calefacción, ventilación y acondicionamiento de aire (HVAC por sus siglas en inglés), los equipos mecánicos y otros dispositivos emisores de sonido de la oficina, así como las personas ocupantes mismas, pueden ser las fuentes principales de ruido interior.

El ruido de oficina puede llevar a la disminución de la productividad, especialmente en oficinas donde son frecuentes las distracciones auditivas y las interrupciones de otras personas empleadas. Además, estudios demuestran que la exposición a ruido generado dentro del edificio puede conducir a la disminución de la concentración y del funcionamiento aritmético mental, así como a una mayor distracción debido a la reducida privacidad para conversar.

Tiempo de resonancia o reverberación

Esta función busca establecer menores tiempos de reverberación para ayudar a mantener niveles de sonido confortables. Esta especificación de desempeño puede ser resuelta mediante el uso de materiales absorbentes de sonido en varios elementos de diseño y de superficies.

El tiempo de reverberación (RT60) o de resonancia es una métrica que describe la longitud del tiempo que tarda un sonido en decaer 60 dB respecto de su nivel original. Los tiempos de reverberación óptimos varían dependiendo del volumen de la habitación, del uso del espacio y de la frecuencia del sonido transmitido. En espacios con tiempos de reverberación alta, los sonidos de voces y pasos tardan más en disiparse, contribuyendo a mayores niveles de ruido ambiental. El ruido producido por la reverberación puede disminuir la inteligibilidad del habla y en algunos casos causar estrés adicional.

La reverberación es un fenómeno sonoro producido por la reflexión, que consiste en una ligera permanencia del sonido una vez que la fuente original ha dejado de emitirlo.3 Para valorar su intervención en la acústica de una sala se utiliza el «tiempo de reverberación». El efecto de la reverberación es más notable en salas grandes y poco absorbentes y menos notable en salas pequeñas y muy absorbentes.

Sonido enmascarante

Esta función tiene como objetivo mitigar las perturbaciones acústicas incómodas y aumentar la privacidad de la conversación a través de ruido de fondo de bajo volumen mediante el uso de máscaras de sonido. Estos son sistemas de sonido que producen un bajo de nivel de ruido de fondo para enmascarar las conversaciones que se puedan escuchar y así proporcionar a las personas que trabajan un grado de confidencialidad en sus comunicaciones y disminuir la distracción asociada con interrupciones aurales.

Superficies reductoras de sonidos

Esta característica requiere que los espacios incorporen superficies absorbentes para reducir la reverberación del ruido no deseado.

El coeficiente de reducción de ruido (NRC) es un valor promedio que determina las propiedades de absorción de materiales. Cuanto mayor sea el valor del NRC, mejor es el material en absorción de sonido en condiciones estandarizadas.

Fuentes que contribuyen a la insatisfacción acústica, como la transmisión del sonido desde fuentes internas y externas, así como el ruido de pisadas y de voces en espacios adyacentes, son difíciles de controlar. Sin embargo, si incorporamos tratamientos de reducción de sonido, ayudamos con la administración de la reverberación y mejoramos el confort acústico. Estos tratamientos incluyen superficies absorbentes tales como paneles de pared, deflectores de techo y mejoras de superficie.

Barreras de sonido

Esta función tiene como objetivo aumentar el confort acústico al reducir la transmisión del sonido desde espacios adyacentes a través de detalles de construcción que superan la práctica estándar.

Los ruidos desde espacios adyacentes pueden ser perturbadores para las personas que ocupan un edificio. Mediante el cuidado en los detalles y el uso de materiales de construcción de alta calidad, podemos mejorar considerablemente las capacidades de los tabiques y particiones para reducir el sonido, para que funcionen como barreras y reduzcan la transmisión de sonido entre espacios adyacentes.

_________
Para más información visiten nuestras redes sociales: Twitter: @andygaray Facebook/ClimateRealityProjectPuertoRico; Facebook/usgbccaribbean www.usgbcpr.org

1 Noise: Reviews on Environmental Health. Volume 15, Issue 1-2, Pages 43–82, ISSN (Online) 2 191-0308, ISSN (Print) 0048-7554, DOI: 10.1515/REVEH.2000.15.1-2.43, May 2011

2 http://www.wellcertified.com/. WELL es administrado por el Instituto Internacional de Edificios WELL™ (IWBI), una corporación de beneficio público cuya misión es mejorar la salud humana y el bienestar a través del entorno construido. WELL es un sistema de certificación por terceros, certificado por el Green Business Certification Inc. (GBCI), la misma organización que administra la certificación LEED y la acreditación para profesionales LEED AP.

3 https://es.wikipedia.org/wiki/Reverberación

Página anterior;