portada pequena de agosto de 2014

Nuestras Plantas Medicinales y Nuestro Huerto

Abei Noriega

Página anterior;

foto de vegetales

 

En la creación de la Madre Tierra, la evolución establece un balance, una armonía total entre todos los componentes. Esa armonía, ese balance lo hemos roto los seres humanos tratando de mejorar lo inmejorable, de perfeccionar lo perfecto y, en ese empeño, hemos creado enfermedades y miserias que no logramos vencer. La naturaleza en su sabiduría inconmensurable (posiblemente intuyendo las futuras acciones del ser humano) proveyó soluciones a los problemas, aún sin estos existir. Una gran parte de esas soluciones son las plantas, nuestras amigas y compañeras en nuestro viaje terrenal.

Los primeros seres habitantes de esta tierra cazaban y recolectaban lo que encontraban en su entorno y seguían nómadas por el planeta. Esto supone que durante los primeros tiempos fueron nuestras personas antepasadas quienes hicieron las pruebas necesarias para determinar si una planta era beneficiosa y para qué fin. En ese empeño, sin duda que algunas encontraron malos ratos y hasta la muerte, pero también muchas dieron con la fórmula para curar dolores de barriga, afecciones bronquiales, dolores de cabeza y los problemas menstruales. De ahí en adelante, la humanidad utilizó las plantas, todo lo que el reino vegetal comprende, para su beneficio: alimentación, medicina y adornos de sus personas y de su entorno.

Con el descubrimiento de la agricultura, ya los seres humanos no tenían que moverse por todo el territorio para buscar comida. Establecieron pequeños poblados en los valles fértiles y en las orillas de los ríos. Hoy día hay ciudades en valles y hasta los ríos son canalizados para tener más espacio para sembrar (casas y agricultura) sin medir las consecuencias.

En Puerto Rico, desde mucho antes de la conquista española, ya nuestro antepasado pueblo taíno reconocía las hierbas y sus usos, tanto en la comida como en la medicina, los adornos y los textiles (algodón y maguey). Del algodón producían sus ropas y frisas y del maguey hacían sus famosas hamacas. Mas hemos sido víctimas de la ciencia y de sus productos sintéticos. Hemos abandonado un poco las curas naturales de nuestras abuelas y abuelos. Sin embargo, no todo está perdido. Existen aún muchas personas por todo el país que recuerdan “los remedios de la abuela”.

El interés está ahí, las plantas están ahí, el conocimiento va adquiriéndose nuevamente con un nuevo enfoque hacia la conciencia agroecológica que lleva mas allá la agricultura, la medicina y la salud de nuestra humanidad. A continuación, comparto secretos y propiedades de las plantas medicinales y aromáticas más procuradas y usadas hoy por hoy en la tradición popular puertorriqueña.

foto de la planta de albahacafoto de la planta de peletariafoto de planta de poleo

foto de planta de recaofoto de planta yerba buena

Poleo
Lipppia stoechadifolia

Esta planta crece silvestre en todo Puerto Rico. Su crecimiento ha mermado, igual que el de muchas otras plantas, por desconocimiento y por el uso sin control de yerbicidas de parte de nuestro propio gobierno y de la gente sin conciencia, quizás por ignorancia.

El poleo utilizado en baños desintoxica la piel, limpiándola de impurezas. Sus hojas y flores son un insecticida natural. Se cortan varias ramas, se atan juntas y se ponen por las esquinas de las casas para ahuyentar los insectos. También, sus flores y hojas en té son un excelente calmante intestinal y ataca el catarro. NOTA: Las mujeres embarazadas no deben consumir poleo.

(A) A esta planta le gusta el sol y se adapta a cualquier clima de Puerto Rico. Tiende a recoger el hongo blanco y otros insectos, evitando que lleguen al resto de su jardín o huerto, haciendo el trabajo de control de plagas.

Recao o Culantro
Broad leaf coriander

Por si no lo sabía, el recao es medicinal. Purifica la sangre y actúa especialmente sobre los catarros y los bronquios sirviendo de expectorante. Por eso, nuestra sopa de pollo con mucho culantro (recao) nos alivia los síntomas de la gripe.

El recao crece en todo Puerto Rico. Le gusta el fresco y estar en sombra o semisombra para no sufrir. Requiere que la tierra tenga buen drenaje para que sus raíces se mantengan frescas.

(B) Para obtener una tierra con buen drenaje, mezcle 2 partes iguales de tierra (lista para sembrar) por una de arena de río.

Albahaca Basil,
Ocimum basilicum

Esta es una de las plantas más utilizadas tanto en el botiquín como en la cocina. Tomada en té, tonifica el sistema digestivo, alivia dolores de cabeza, fiebres y tos. Se usa ampliamente en salsas, aderezos y ensaladas. Existen más de 30 variedades de albahaca. Entre éstas, las hay con sabor a canela, limón y hasta clavos de especias.

A esta planta le encanta el sol y el agua todos los días, siempre al tronco de la planta porque sus hojas se dañan al contacto del agua y el sol. Cuando florece, se debe cortar la flor para que la planta se mantenga echando hojas nuevas y debe darle una poda mensual al menos. Esto evita la hoja seca de sabor amargo, porque cuando florece cambia el sabor de la hoja.

Artemisa
Wedge wood, Ambrosia peruviana

(C) Esta planta crece en áreas frescas, como bajo un árbol o en un balcón fresco donde el sol dé solo unas cuantas horas (4 o 5 horas del día ). También es de tierra con buen drenaje. (B)

En la medicina natural sus flores son un reconstituyente del sistema nervioso. Las hojas en té ayudan a combatir la anemia, la menstruación irregular y los problemas de los ovarios. En baños, resulta ser relajante y eficaz para curar los catarros.

Peletaria
Shine bush, Peperomia pellucida

Esta planta es también conocida como plenetaria, frescura o yerba alumbre. Está en todos lados como si quisiera que la usaran más a menudo. Es un diurético natural muy usado por nuestras abuelas para aliviar problemas de la orina y los riñones. En tisana o té le va ayudar a mejorar su problema. Esta planta crece en todo Puerto Rico y es muy fácil de tener en el jardín o hasta en los tiestos con otras plantas medicinales. Vea letra (C) para el cuido. Nota: La tisana de peletaria se hace con todo y raíces, entera sin picar y bien lavada.

Yerba buena
Caribbean spearmint, Mentha nemorosa

Tomada en té, ayuda a aliviar los problemas estomacales. En baños, tonifica el organismo y calma los nervios. En tisana, alcaliniza el agua, ayudando a alcalinizar el cuerpo. Se toma el té antes de dormir para asegurarse una noche tranquila. También se usa para salsas y aderezos. En el jardín, sirve de aromaterapia y control de plagas. Véase letra (A) para control de plagas y (C) para el cuido. (D) Esta planta se poda cuando se vea que pierde muchas hojas o tenga una plaga muy grande. (Igual con el poleo.) Nota: La tisana de yerba buena se hace con las hojas y tallos y sin raíces.

Términos sobre métodos de preparación y uso

- Para una porción, hervir una taza de agua y añadir las plantas (según sea el caso) Tapar la cacerola y quitar del fuego. Déjela reposar por unos minutos ( 5-7minutos) y tómelo con fe. (Puede endulzar con miel de abejas o azúcar morena).

Tisana - Se toma a temperatura de salón o de la nevera. Machaque o corte las plantas con hojas y raíces, lávelas bien y échelas en una botella con agua, según las indicaciones.

Baños - Pueden ser de asiento o de chorro. Prepare el baño haciendo una decocción de las plantas medicinales. Déjelo reposar hasta que esté tibio y úselo según le hayan indicado.

Decocción, Guarapo o Guarapillo - Se hierve la planta por 15 minutos. Se usa según le indiquen.

NOTA – No tome ningún remedio o planta medicinal sin consultar una persona naturópata o especialista. Para más información puede visitar a Abei Noriega en el mercado agrícola Cooperativa Madre Tierra en la Placita de Hato Rey el primer y tercer domingos del mes, o en facebook De la finca a tu mesa.

Página anterior;