portada agosto 2010 pequeña

Paisajismo Sustentable

foto paisaje flores y playa

Por: Sally González Miranda1

Página anterior;

Para la mayoría de las personas, las áreas verdes representan elementos meramente estéticos y decorativos; la gente no las ve como un factor clave en el desarrollo de nuestras ciudades. Sin embargo, las áreas verdes bien diseñadas, planificadas y mantenidas aportan múltiples beneficios ambientales, sociales y económicos. Uno de los beneficios que trae consigo el desarrollo de buenas áreas verdes es un beneficio social, sin duda, el más difícil de cuantificar económicamente. Las áreas verdes son un vehículo para orientar a la población hacia actividades positivas, ya que promueven un estilo de vida saludable al aire libre e invitan al ser humano a ejercitarse, recrearse y compartir. Actividades como éstas, en su conjunto, ayudan a aumentar el sentido de comunidad y pertenencia y, por ende, una mejor calidad de vida.

Estudios científicos, como el de la doctora Frances E. Kuo (Universidad de Illinois en Urbana-Champaign), han demostrado que las áreas verdes promueven el sentido de comunidad, reducen el vandalismo y la delincuencia e, inclusive, ayudan a niños y niñas con problemas de déficit de atención. Por eso, debemos ver las áreas verdes como inversiones en nuestra sociedad para combatir problemas sociales y ambientales, a la vez que embellecen y nutren nuestro espíritu.

Se sabe que las áreas verdes urbanas desempeñan múltiples funciones ambientales al disminuir el efecto de invernadero, producir oxígeno y capturar CO2, filtrar contaminantes, crear barreras contra ruidos y proveer hábitat para la vida silvestre (refugio y alimentos), entre otras. Además, regulan el clima, particularmente en nuestra Isla donde la sombra de los árboles contribuye indiscutiblemente a la reducción de la temperatura en espacios exteriores, y contrarrestan el efecto de la “isla de calor urbana”.

Para poder capitalizar todos estos beneficios que nos proveen las áreas verdes, recuerde:

Planificar y diseñar

  • Seleccionar vegetación nativa y apropiada para la zona.
  • Considerar crear espacios verdes amplios.
  • Preferir plantar árboles a sembrar palmas, ya que sus copas proveen mayor sombra.
  • Crear corredores verdes que conecten parques y plazas con la periferia de la ciudad.

Conservar y ampliar n Evitar la deforestación, la tala y el destope de los árboles.

  • Denunciar a las personas u organizaciones que cortan árboles o los podan de manera agresiva o incorrecta.
  • Orientarse cuando un árbol en su casa o negocio requiera poda y contratar personal capacitado.
  • Cuidar y brindar buen mantenimiento a las áreas verdes para mantenerlas atractivas y funcionales.
1Especialista Forestación Urbana y Paisajismo, Servicio Extensión Agrícola, UPRM

Página anterior;

Contáctanos en contactanos@corrienteverde.com

Dirección: Los Paisajes del Lago #126

Luquillo, Puerto Rico, 00773