portada dic 2012 pequeña

PPA: Alternativa para promover la utilización de energía renovable

Imagen de piezas de un rompecabezas

Por: Ing. José Torres Mártir

Página anterior;

 

Tener una economía totalmente dependiente de combustibles fósiles ya no es una opción viable. El sistema energético basado en el crudo ha pasado los límites de viabilidad económica y ecológica. Esta ineficiencia es global, pero ha tenido sus efectos adversos en cada país de manera particular. Puerto Rico no es la excepción. La producción energética funge como uno de los engranajes operativos de la economía que impacta nuestras vidas y el medio ambiente. La armonía entre energía, ambiente y economía es equivalente al bienestar general de un país y a una mejor calidad de vida. Para poder impulsar cambios que ayuden a la generación de una energía más limpia y a re-activar la economía desde su base energética, hay que pensar fuera de la red actual, entendiendo los recursos disponibles y las necesidades de nuestra isla.

La Autoridad de Energía Eléctrica tiene como objetivo el diversificar sus fuentes de combustible para ir disminuyendo la dependencia del petróleo. Va dirigida a incrementar la compra de energía producida por recursos tales como el gas natural, el carbón y, por último, la energía renovable, que se proyecta aumenten a un 12% en un periodo de 6 años, desde el 2009 hasta el 2015. Sin embargo, la Autoridad de Energía Eléctrica ha estado operando con un déficit aproximado de $699 millones. Este perfil económico plasma el estado desapacible en el que se encuentra la red energética de la isla. Se necesita buscar un alivio, con resultados duraderos a largo plazo.

La solución a esta crisis ecoenergética la tenemos que resolver como país. Hay que considerar las herramientas existentes para el uso de energía renovable que van a tono con nuestra naturaleza caribeña e insular. Dentro de las herramientas que lo viabilizan se encuentran los Acuerdos de Compra de Energía, mejor conocidos como PPA, las siglas en inglés de “Power Purchase Agreement”.

Este tipo de contrato crea una serie de beneficios económicos que incentivan las inversiones, principalmente en industrias y comercios locales e internacionales. Además de brindar un beneficio económico directo en la creación y retención de empleos, estos contratos manejan la compra y venta de energía limpia, creando una relación positiva de generación energética con el ambiente y la sociedad.

¿Qué es un “Acuerdo de Compra de Energía” o PPA?

El “Acuerdo de Compra de Energía” es un contrato entre dos partes, una es la empresa productora de energía y la otra es la compradora.

¿Cómo funciona esta relación? La productora o proveedora de energía renovable, sea solar o eólica, entre otras fuentes, coloca su equipo generador de electricidad en la propiedad de quien compra. El ente comprador de energía puede ser un individuo o industria y solamente paga por la energía generada a un costo pre-acordado de kilovatio/ hora.

Este tipo de acuerdo contractual permite que quien compra se libere de las barreras tradicionales en el proceso de apropiación de capital que muchas veces enfrentamos en el momento de adoptar un sistema de energía renovable. Bajo este tipo de acuerdo, la empresa proveedora es responsable por el proceso de financiamiento, diseño y de permisos. Además, se encarga de la obtención de los equipos necesarios y de su instalación; tiene, a su vez, la responsabilidad de operar, monitorear y mantener el sistema de generación eléctrica distribuida.

Quien compra, al servir de huésped, tiene una serie de beneficios, que incluyen el aumento del valor de la propiedad, debido a que posee una nueva infraestructura de generación eléctrica, acceso a incentivos y sobre todo, el beneficio de pagar por energía a costos predecibles y razonables.

De igual manera, el fungir como huésped de un generador eléctrico de energía limpia bajo un PPA provee la oportunidad de reducir la huella de carbón y los gases de invernadero, creando a su vez nuevos empleos directos e indirectos.

La duración de estos tipos de contrato fluctúa entre 10 a 25 años, siendo los de largo plazo los preferidos. ¿Qué sucede al término del contrato? Existen varias opciones, desde renovar los equipos y firmar uno nuevo, hasta la oportunidad de comprar el equipo de energía renovable instalado a un precio justo en el mercado. De no llegar a un acuerdo entre las partes, la proveedora podría remover el equipo sin costo alguno para la entidad compradora.

¿Y qué sucede si quien compra se muda o cierra operaciones? Una alternativa sería mover el equipo a las nuevas instalaciones o vender la energía producida a la nueva persona inquilina de las facilidades que albergan el sistema de energía, siempre y cuando ésta califique para un nuevo acuerdo bajo el modelo de un PPA. Por último, se pudiera considerar saldar el balance pendiente bajo el acuerdo y sumarlo al costo de la propiedad.

En cuanto al proceso de someter el proyecto a la compañía eléctrica local, ¿qué información debe ser suministrada para ser evaluada? Tanto la AEE como la entidad compradora que desea entrar en un acuerdo de PPA, deben recibir del ente proveedor y/o desarrollador un listado con la descripción de los equipos a utilizarse, incluyendo las especificaciones técnicas de la empresa manufacturera, un plano de ubicación, la capacidad generatriz del sistema propuesto, un itinerario con los detalles generales del proyecto, un plan sobre el manejo de las medidas y estudios realizados, un plan con los detalles sobre el proceso de permisos ambientales y regulatorios, una descripción de la estructura financiera propuesta y la fecha propuesta para comenzar la operación comercial.

Ahora bien, cuando hablamos del financiamiento de los PPA, debemos tener en cuenta que ambas partes enfrentan riesgos asociados con el crédito de la otra parte. Es por eso que ciertas entidades compradoras solicitan algún tipo de mejora a su capacidad crediticia para cubrir los posibles daños ocasionados por la proveedora si no cumple con el itinerario propuesto o con la fecha de comienzo de la operación comercial.

Por otro lado, la empresa proveedora pudiese solicitar a la compradora de energía que provea algún tipo de fondo o fianza que garantice el pago de la energía eléctrica producida en el proyecto. También se suele predeterminar los niveles aceptables para las tasas de crédito como garantía de los pagos periódicos requeridos a quien compra.

Otra práctica importante que debemos considerar en los acuerdos de PPA, ya entrando en la parte de los seguros, es la de cubrir las posibles pérdidas de ingresos o incrementos en gastos por la interrupción comercial del sistema de energía renovable seleccionado. Es esencial que, al momento de negociar y asegurar un acuerdo de PPA para desarrollar el proyecto de energía renovable, lo hagamos de la mano de una persona consejera legal experimentada en estos temas.

La decisión de adquirir infraestructura verde para optimizar el funcionamiento de una industria o del hogar puede parecer una inversión fuera de nuestro alcance. Sin embargo, los beneficios económicos de una inversión en sistemas de producción energética por medio de fuentes de energía renovables se obtienen a largo plazo. Por ende, la existencia de estos modelos de contratos financieros son herramientas contractuales muy útiles, gracias a las cuales se verán beneficiadas todas las partes, obteniendo como resultado la producción de energía limpia. De esta manera, promovemos la relación entre una economía amigable con el ambiente y los recursos económicos del individuo o institución.

Página anterior;

Contáctanos en contactanos@corrienteverde.com

Dirección: Los Paisajes del Lago #126

Luquillo, Puerto Rico, 00773