Reglamentación en Puerto Rico para el control de la contaminación por ruido

Piramide invertida en la cual la reducción en la fuente es la primera en jerarquía

Por: Brenda Reyes Tomassini

Página anterior;


La persona puertorriqueña promedio genera 5.5lbs de basura diariamente, las cuales van a uno de los 28 sistemas de relleno sanitario existentes en el país. De los residuos que reciben nuestros vertederos, el 14% corresponde a comida y materia orgánica. En los Estados Unidos, al igual que en Puerto Rico, se generan sobre 36 millones de toneladas de desperdicios de comida, lo que representa un 14% de la generación total de basura. Solo un tres por ciento (un millón de toneladas) se recuperó para ser reusada o reciclada. Las restantes 33 millones fueron enviadas al vertedero.

A la misma vez, una de cada seis personas (50 millones) en Estados Unidos carece de una fuente segura de alimentos. En Puerto Rico, se estima que el Banco de Alimentos provee ayuda anual a 110,000 personas que no poseen los recursos para alimentarse. Para atajar dicho problema, la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) en unión con su programa WasteWise, han creado la iniciativa denominada en inglés “The Food Recovery Challenge”. Este programa persigue que los alimentos en buen estado, en vez de llegar al vertedero, lleguen a las mesas de las personas que no los tienen. Como parte del programa, la Agencia ofrece asistencia técnica a las entidades participantes.

Para lograr sus objetivos, la Agencia estableció una pirámide invertida en la cual la reducción en la fuente es la primera en la jerarquía.

La descomposición de comida y materia orgánica en el vertedero produce metano, un gas de efecto invernadero, el cual es 20 veces más potente que el dióxido de carbono. El metano se ha vinculado con el cambio climático y las emisiones de este gas en vertederos contribuyen un 25% al total de emisiones de metano en Estados Unidos y sus territorios. La producción de dicha comida que fue descartada, a su vez, requirió de millones de barriles de combustible y de metros cúbicos de agua, lo que redunda en mayor uso de los recursos naturales.

El programa es voluntario, gratis y son elegibles agencias de gobierno, procesadoras de comida, restaurantes, negocios, universidades, escuelas, facilidades con concesionarios de comida, etc. Al matricularse en el programa, se le requiere a las entidades interesadas llevar a cabo una auditoría de desperdicios y comida dentro de los primeros 90 días, seleccionar e implementar tres actividades que sean dirigidas específicamente a la reducción en la fuente, crear un plan de recuperación de comida e informar a la Agencia del progreso utilizando la herramienta ReTRAC del Programa WasteWise. Las actividades a implantarse deben incluir reducción en la fuente, donación y reúso. Una tercera actividad puede ser llevada a cabo de cualquiera de las otras categorías, incluyendo compostaje. Aquellas instituciones y facilidades interesadas en participar recibirán asistencia técnica de parte de EPA. Para matricularse, puede accesar www.epa.gov/smm y buscar Food Recovery Challenge. Si desea más información, puede escribir al correo electrónico reyes.brenda@epa.gov.

Página anterior;

Contáctanos en contactanos@corrienteverde.com

Dirección: Los Paisajes del Lago #126

Luquillo, Puerto Rico, 00773